Andar en bicicleta regularmente nos brinda una variedad de beneficios: desde un aporte al cuidado del medio ambiente, hasta un ejercicio físico que repercute favorablemente en nuestra salud. En una metrópolis como Buenos Aires, además de descongestionar el creciente tráfico de vehículos, permite mirar la ciudad con otros ojos.

Desde hace varios años, se vienen construyendo circuitos conocidos como ciclovías o bicisendas. Estos fueron intregrados dentro del Programa Bicicletas de Buenos Aires, que busca fomentar el uso de este medio de transporte ecológico. Con una red de 25 km y otros 80 proyectados para este año, abarca recorridos ideales para distintos propósitos.

Para el turismo y recreación, se pueden seguir dos caminos que comienzan en Retiro y continúan hasta Plaza Italia por la Avenida del Libertador, o por el casco histórico hasta La Boca, u otro que recorre varios parques. Una buena idea es hacer un circuito autoguiado, para conocer datos sobre cada lugar que visitamos.

También existe un trayecto para actividades más cotidianas, en las calles Rincón, Virrey Cevallos, Rondeau, Virrey Liniers y bajo la Autopista 9 de Julio Sur, a modo de carriles exclusivos que conectan principalmente con hospitales y centros de transbordo de colectivos, subtes y trenes.

Muchas agencias de turismo y hoteles, cuentan con excursiones con guías y proveen del equipamiento necesario. Además, dentro de este proyecto del Gobierno de la Ciudad, está la idea de ofrecer un servicio de alquiler y construir estacionamientos especiales.

Ya sea para el día a día o aprovechar un momento de ocio, tenés a tu disposición una forma de movilizarte que mejora tu calidad de vida. La decisión, está solamente en tus pies.

Imagen: Capgros