La popular calle peatonal Florida, uno de los íconos del microcentro porteño, en los últimos meses tiene un nuevo personaje: los manteros, vendedores ambulantes que se ubican en el piso, en el centro de la calle, para ofrecer sus productos.

Si bien al sur de la Avenida de Mayo se encuentran artesanos que venden sus creaciones a los transeúntes, al norte se ubican vendedores ambulantes que ofrecen todo tipo de productos, desde camisetas de la selección hasta bolsos y carteras.

Los manteros generaron protestas por el poco espacio que dejan para caminar por la peatonal, especialmente en "horas pico", y los comerciantes de la zona se quejan de la "competencia desleal" que representan. El gobierno porteño intentó desalojarlos en varias ocasiones, pero sin éxito.

Por eso, tras haber desmantelado los puestos de comercio ambulante de Liniers, el gobierno de la Ciudad de Buenos Aires ahora busca levantar a los manteros de Florida.

"Vamos a diferenciar entre los artesanos y aquellos que venden artículos ilegales", anunció el ministro de Espacio Público, Diego Santilli. Así, el gobierno porteño espera erradicar a quienes sólo revenden mercadería y preservar a los artesanos que ofrecen su trabajo.

Foto: Nanx