Circular en motocicleta no es fácil en Buenos Aires: el tránsito puede resultar peligroso y no hay suficientes lugares seguros para estacionar. Pero las motos también representan un problema para el resto de los porteños: en los últimos años se popularizó la modalidad de los "motochorros", dos ladrones que asaltan a sus víctimas para luego huir a toda velocidad, aprovechando el tamaño de su rodado.

Por eso, el Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires envío un proyecto de ley a la legislatura porteña para reformar el Código de Convivencia y lograr un mayor control sobre los motociclistas. La reforma establecería, entre otras medidas, que las motos no puedan transportar a más de una persona en el centro de la ciudad de lunes a viernes en horario laboral.

Además, en los casos en los que sí se les permita circular de a dos, los acompañantes deberán llevar un chaleco reflectivo con la patente de la moto. También se propuso que las estaciones de servicio no vendan combustible a motociclistas sin casco o cuyos vehículos no tengan el patentamiento adecuado.

El proyecto fue presentado a mediados de abril, pero aún no ha sido debatido, ya que el oficialismo no cuenta con mayoría propia en la legislatura para impulsarlo. Además, las agrupaciones de "motoqueros" vienen realizando manifestaciones periódicas frente a la legislatura para rechazzar la iniciativa.

La polémica se reavivó esta semana cuando un joven murió atropellado en el barrio de Palermo por dos "motochorros" que huían tras asaltar a dos personas. Los funcionarios del gobierno porteño protestaron porque, según ellos, la oposición "ningunea" el tema, y los opositores replicaron que el proyecto es sólo una solución parcial al problema de la inseguridad. Resta ver si este caso reciente logra generar el impulso necesario para modificar la ley.

Foto: DET Studio