Esta semana, se puso en marcha una iniciativa muy interesante: enseñarle deportes a los chicos que viven en las villas de nuestra Ciudad, con la idea de alejarlos de las drogas y aprendan que pueden construir su propio futuro.

El programa empezó ayer en la villa 1-11-14 del Bajo Flores, donde los jóvenes aprendieron a jugar al rugby. Para eso, se tomó la experiencia del Virreyes Rugby Club, que enseña a niños de bajos recursos la nobleza del deporte y el respeto hacia el rival y los compañeros. Las clínicas siguen hoy con fútbol y básquet, mientras que esperan extender la actividad a otras zonas.

Los organizadores son la Policía Metropolitana, que busca integrarse con la comunidad y lograr su colaboración contra el delito, junto con la organización Madres del Paco y la asociación civil Hay otra esperanza, que intentan impedir el avance del paco entre los menores.

¿Por qué eligieron el rugby, fútbol y básquet? La explicación es simple: aparte de la pelota, se necesitan pocos elementos para practicarlos. Entonces, casi cualquier lugar es apto para divertirse, incluso cuando no cumplan con todos los requisitos reglamentarios.

Aunque en estas clases se enseñan nociones básicas de las tres disciplinas, los chicos pueden optar después por la que les parezca más atractiva. Pero más allá de su elección, incorporan esos valores que siempre decimos que están perdidos, hacen nuevos amigos, mejoran su salud y ¿por qué no? descubren una faceta de su personalidad que no conocían.

Ojalá que la propuesta vaya creciendo porque, por medio de los juegos, están fomentando la integración en la sociedad y la igualdad, algo que muchas veces es la excepción y no la regla.

Vía: Ciudad 1 | Foto: Barriada