Recuerdo con mucha nostalgia esas épocas de mi infancia donde un autito, un cochecito o un títere, me daban muchas horas de alegría y hacían volar mi imaginación. De grande, tal vez se hace difícil encontrar una explicación, pero lo cierto es que un juguete es capaz de generar momentos mágicos para los chicos.

Aunque los tiempos cambiaron mucho en las últimas décadas, de la mano de Internet y los videojuegos, todavía podemos ver juguetes artesanales en los parques y plazas más emblemáticas de la Ciudad, buscando un amigo que los adopte. Y esa tradición es la que quiere evocar el Museo de Arte Popular José Hernández.

Entre juegos y jugando…entramos al mundo del artesano es una muestra que comienza hoy, exhibiendo trabajos de quince artistas, pensados especialmente para los niños. Las coloridas muñecas, camioncitos o ciclistas muestran que, pese a ser de una construcción más humilde que los productos industriales, igualmente pueden brindar mucha diversión.

Seguramente más de un niño tendrá ganas de ponerse a jugar ahí mismo. Es por eso que los sábados a las 16, del 24 de julio al 7 de agosto, habrá un taller para crear juguetes. Allí, trabajarán sobre alguna técnica de los artesanos y podrán llevarse a sus casas lo que construyan.

También, aprovechando las vacaciones de invierno, se harán dos encuentros de lectura. Este sábado a las 16 (para chicos de hasta 5 años) y a las 17 (de 6 a 10 años), estará a cargo del Grupo Libre-ando, mientras que el 8 de agosto a las 15, lo hará el Grupo Amasacuentos.

El museo está abierto de miércoles a viernes de 13 a 19 y los sábados, domingos y feriados de 10 a 20, en Avenida del Libertador 2373. La entrada cuesta un peso, salvo los domingos que es gratis.