La basura es un problema complejo, tanto en la recolección como en el tratamiento de los residuos, que genera debates prácticamente interminables para llegar a una buena solución para los vecinos y el medio ambiente. Entre los distintos desechos problemáticos, están los neumáticos, que ocupan grandes espacios en los rellenos sanitarios y tardan unos 600 años en descomponerse.

Por eso, el Instituto Nacional de Tecnología Industrial (INTI), preparó un nuevo modelo de gestión: una planta de reciclaje para todos los neumáticos del Área Metropolitana de Buenos Aires que está ubicada en el partido de San Martín, gracias a un acuerdo entre municipios, el Ceamse y empresas privadas.

¿Qué trabajo hacen? Vuelven a procesar el caucho a través del molido de la goma que compone las ruedas, y utilizarlo para fabricar pisos, pavimentos deportivos y canchas sintéticas. También, recuperan el acero y restos de tela como materia prima.

Según el ingeniero del INTI, Raúl Poliak, esto también contribuye a disminuir el impacto de enfermedades como el dengue. ¿Por qué? Muchas veces se los arroja en lugares públicos, donde acumulan agua y facilitan la proliferación de mosquitos y roedores.

Otra de las ventajas es que reduce costos para el Gobierno porteño y las distintas municipalidades, porque la empresa encargada del procesamiento no cobra por la recepción, algo que sí suele hacerse en los distintos rellenos. En el mejor de los casos, cuentan con algunos subsidios específicos.

Si todo funciona bien, aplicarán estas medidas en otras regiones del país. Pero basta con mirar la cantidad de vehículos que circulan todos los días por la Capital, para darse cuenta que la diferencia entre un método y otro es muy importante. Y además, es un buen punto de partida para tomar conciencia en otras áreas.

Vía: Gente BA | Foto: Motorfull