Sebastián lo adelantaba hace unos meses y ayer se confirmó. Luego de 12 años en los cuales los vecinos juntaron firmas, lograron que la estación Malabia del subte B lleve el nombre del célebre compositor y director de orquesta Osvaldo Pugliese.

Ayer el músico porteño recibió su homenaje en un acto al que asistieron vecinos, artistas y políticos, entre ellos el diputado socialista Raúl Puy, autor de la propuesta que luego aprobó la Legislatura de la ciudad. Durante la jornada que se realizó ayer en la esquina de las avenidas Scalabrini Ortiz y Corrientes, -donde se erige el monumento y la plazoleta en honor al músico- su viuda Lydia Elman destacó con emoción los valores que acompañaron al artista, toda su vida, tanto en el ámbito de la música como en la militancia política y social.

Más tarde fue tiempo de la música, con las actuaciones de Roberto Álvarez, Daniel Binelli, Abel Córdoba, Rodolfo Mederos, Juan José Mosalini, Milena Plebs-David y Leandro Schnaider.

El propósito que culminó ayer, comenzó hace más de una década con la junta de firmas, que llegaron a 30 mil en 2008. Una vez que se trató en la Legislatura, fue aprobado por unanimidad. Al principio, se proponía poner a la estación el nombre de Pugliese, a secas, pero se resolvió mantener el original de Malabia, acompañado por el del músico, porque es importante dejar la referencia de la calle en la estación.

Pugliese nació el 2 de diciembre de 1905, dentro de una familia de músicos. A los 15 años integraba un trío, y en 1929 ya tenía una orquesta propia. Estudió con grandes maestros como Vicente Scaramuzza y Pedro Rubione, con los cuales se convirtió en un extraordinario pianista. Con 80 años, se dio el lujo de dirigir la primera orquesta de tango que tocó en el Teatro Colón y falleció a los 89. Siguiendo la costumbre familiar, su hija Beba Pugliese y su nieta Carla, también son músicas.

Pero Osvaldo Pugliese no sólo se distinguió como un excelente director y pianista, además militó en el Partido Comunista y ejerció el cooperativismo haciendo que todos los músicos ganaran lo mismo. Además luchó por los derechos de los músicos y fue uno de los fundadores de la Casa del Tango.

Aún se espera el film “Muchas gracias, Maestro”, del cual se habla desde 1993, pero el gran Pugliese ya tiene su estación de subte. Ni más ni menos.

Foto: elsabragato.blogspot.com