Hacía ya tiempo que tenía ganas de ir a ver teatro del tradicional, ya que las últimas veces había sido teatro aéreo o teatro a oscuras. Luego de haber escuchado varias opiniones me decidí por "La Vida es Sueño", uno de los clásicos del teatro español, escrito por Calderón de la Barca en 1635, en el Teatro San Martín (Corrientes 1530).

Si bien la puesta en escena es moderna, se debe tener en cuenta que el texto original tiene casi 400 años, por lo que la temática será acorde a la época en que fue escrita. En este caso se trata fundamentalmente de la lucha entre la libertad y el destino, encarnada en el papel principal de Segismundo (Joaquín Furriel) quien había sido confinado a vivir en una torre por su padre, el rey, que había visto en las estrellas un vaticinio de un futuro oscuro en manos de su hijo.

Finalmente el padre decide darle el trono a su hijo para poner a prueba la predicción de los astros; si estaban en lo cierto simplemente recuperará el poder y mandará nuevamente a Segismundo a la torre; si no lo estaba, pues es fácil, le ha dado la posibilidad a su reino de tener un mandatario digno.

Para aquellos acostumbrados al teatro moderno, sin dudas esta obra los descolocará un poco. Grandes monólogos donde se exploran cuestiones existenciales de la vida, como la libertad, la posibilidad de que los sueños y la realidad sean lo mismo (¿alguien vio Inception?), además de que todo el pasado se construye a partir de diálogos lo hacen algo fuera de lo común.

Los actores son realmente un lujo y encima hay que sumarle música en vivo, una combinación excelente. Lo único que no me gustó es el cambio de acentos dentro de la obra, se mezcla el español con el porteño todo el tiempo, generando un poco de confusión. De todas formas no es grave, pero siempre había imaginado esa obra con un claro acento español, con todos esos "vosotros" y demás.

Yo fui un viernes y no era difícil conseguir entradas en el momento para pullman, pero si desean platea quizás deban comprarlas por lo menos durante la mañana antes de ir al teatro. Existe la posibilidad de comprarlas online con un sitema pésimo, que no deja elegir el asiento, ni saber cuántos quedan libres. Por lo menos no cobran por el servicio.

En conclusión, me parece una perfecta ocasión para acercarnos al teatro. La platea está costando $50 y pullman $30. Los miércoles el precio de la entrada general es de $25. Es una buena salida para un viernes o sábado por la noche y a la salida se puede aprovechar para visitar alguna de las clásicas pizzerías de Corrientes como Las Cuartetas, Güerrin o Banchero.

Foto: Exitonia