Para quienes vivimos en Buenos Aires, pizzerías como las Cuartetas o Güerrín nos trasladan rápidamente al centro porteño. Afortunadamente en muchos barrios hay pizzerías con el mismo espíritu, como es el caso de La Mezzetta, ubicada en Alvarez Thomas 1321 (y Elcano), en pleno corazón de Colegiales.

Ambientación

La Mezzetta es una pizzería pequeña, tanto que no tiene mesas ni sillas. En una de las paredes hay algunas barras donde nos podemos apoyar para comer en pie o pequeños asientos, pero sin lugar donde dejar un plato. También se puede comer sobre los mostradores, dialogando cara a cara con los pizzeros.

En las paredes hay algunos adornos y muchos volantes de actividades del barrio. Tampoco faltan fotos recordando el pasado y los orígenes de la pizzería, sus primeros dueños y artículos donde la hayan citado.

La Comida

Sin dudas se deben pedir pizzas, que se pueden adquirir tanto por porciones como enteras. Dado que son pizzas al molde, llenan bastante, así que el cálculo "una cada dos" no sirve, recuérdenlo. No hay una variedad infinita, se trata de 5 o 6 tipos diferentes lo que garantiza que apenas se pida se la tenga (en general.)

La pizza es sabrosa y es recomendable acompañarla con una porción de fainá. El queso que usan no me resultó tan aceitoso como el de otras pizzerías tradicionales lo cual fue un gran punto a favor. También es posible comprar empanadas que si bien tenían una buena cara, no llegué a probarlas, lo mismo que la fugazzeta rellena.

La Atención

Al no haber mesas, no se puede decir que los que atienden sean mozos. Más bien están detrás del mostrador y sirven lo que hayamos pedido en platos (o cajas si fueran para llevar) y nosotros nos encargamos del resto.

Parece que tienen bastante aceitado el tema de la cantidad de gente, por lo que en una tabla inmensa ya tienen varias pizzas recién hechas y van cortando las porciones a medida que la gente las va pidiendo. De esta manera casi no hay que esperar por nuestra comida. Sin embargo, según nos contó el encargado, en horarios pico se puede congestionar un poco el lugar (hay una sola caja.)

Los precios y la gente que frecuenta el lugar

Sin dudas es una pizzería que mantuvo muy buenos precios. Quizás el hecho de que no quede en el circuito turístico ayude bastante. Dependiendo del hambre, pero compartiendo un sifón de soda entre dos y con 2 porciones de pizza más fainá, se gastan unos $20. Realmente un gran precio para una de las mejores pizzas de Buenos Aires, pero se tiene que tener en cuenta que salvo la comida, el lugar no ofrece nada a cambio.

La gente que frecuenta la Mezzetta en general es gente del barrio. No creo que haya alguien que se desplace demasiado para ir a comer a este lugar. Al mediodía en los días de semana es un punto estratégico para taxistas y trabajadores que anden por la zona. Por la noche se trata de gente que compra la pizza para llevar a sus hogares, o que comen de parado y rápido para no tener que preocuparse por la cocina cuando vuelvan a sus casas después de un día largo.

Conclusiones

7/10

Para todos los del barrio es una recomendación fija. Para la gente que no sea de la zona, no me atrevería a recomendarla explícitamente, salvo como experiencia de bolichón quedado en el tiempo, o como pizzería de paso si es que la vida nos llevó hacia aquel rincón de Buenos Aires. Es una buena parada, por ejemplo, si nos dirigimos hacia alguno de los bares que hay en la zona.

El precio es súper accesible y la pizza es muy rica; pocas variedades, lo que acelera bastante el tiempo de fabricación y por ende reduce nuestro tiempo de espera.