En esta enorme ciudad, como todos sabemos, se botan toneladas y toneladas de basura al día. Muchas veces salgo a caminar de noche y me encuentro cosas increíbles acumuladas en las esquinas, televisores viejos, álbumes de foto, sillas, cassettes, libros etc. Una vez, un amigo encontró botada en una esquina una colección de más de 50 vinilos de música clásica, cuando me contó no lo podía creer. ¿Cómo alguien puede dejar eso ahí tirado ? ¿Acaso no piensan que existen melómanos que felices aceptarían tremendo regalo? ¿No piensan que esa colección que a su abuelito le costó tanto trabajo acumular puede dejar de ser música para pasar convertirse sólo en plástico molido?.

Para aquellos que sí piensan que los objetos pueden alargar su vida útil en manos de otras personas existe hace 7 años una red mundial de recicladores llamada Freecycle, en Argentina varias ciudades han formado sus redes, y Buenos Aires es una de ellas.
El asunto es bien simple, vas a la web de Freecycle escribes en el buscador el nombre de tu ciudad y verificas si existe un grupo en ella, en el caso de Buenos Aires el grupo de recicladores funciona a través de un grupo Yahoo llamado FreecycleBA, te inscribes en el y comienzas a participar.

¿Cómo se participa? Sólo tienes que ofrecer objetos que piensas que a alguien le pueden servir antes de botarlos a la basura, por ejemplo: guardas una colección de libros de tu época escolar que pensabas heredar a tus hijos o sobrinos pero te diste cuenta que están usando mucho espacio en tu librero, entonces decides deshacerte de ellos, envías un mail al grupo ofreciendo los libros y los interesados te responderán (el primero que responde al mail es el que tendrá prioridad) acuerdas un día en que el interesado pasará a buscar los libros y listo, ya tienes espacio en tu librero sin contaminar ni moverte de tu casa. Es importante aclarar que el ofrecimiento debe nacer de forma desinteresada, están tajantemente prohibidos los mensajes en que se ofrecen trueques u objetos a cambio de dinero. Todo lo que se ofrece se regala.

Si aún no tienes nada para ofrecer, ¡tranquilo!, igual puedes participar de la red pidiendo cosas que te hacen falta, si hace unos meses te fuiste a vivir solo y necesitas muebles para tu casa envías un mail y el que tenga algo que te puede servir te contactará. También, se dan casos de gente que tienen proyectos en zonas de riesgo social, que piden útiles escolares para talleres de arte o juguetes para una sala de infantes, etc.

Es una genial iniciativa para limpiar las calles de la ciudad, para ayudar a otros y para liberarnos de esos objetos que solo estorban en nuestras casas pero que serán bien recibidos en otras.
¡Sumate!, yo llevo 2 años participando y ya conseguí un lindo futón para mi departamento y un ventilador para pasar el calor del verano.

Foto: La voz de Echeverría