Desde la semana pasada, varios sectores de la Ciudad están sufriendo cortes de luz o problemas de tensión, justo en la época donde hace más calor. Mientras que algunos tienen inconvenientes sólo por pocas horas, otros no reciben el servicio desde el jueves pasado.

Aunque el corte en sí ya trae un trastorno enorme, tampoco es fácil ingresar el reclamo en las distribuidoras. Es muy común encontrarse con las líneas saturadas o un simple contestador, algo que critican en las redes sociales los usuarios de Edesur y Edenor, quienes no tienen forma de saber cuándo volverá todo a la normalidad.

Por eso, en Eterna Buenos Aires preparamos una guía para enviar la queja correspondiente, que va desde la simple notificación a la empresa, hasta la denuncia en el ente regulador por si la respuesta no resulta satisfactoria:

La primera instancia es comunicarse con el servicio técnico. Esto es importante porque, además de averiguar si hay otros problemas a resolver, es la prueba fundamental para las etapas siguientes. Pueden llamar al 0800-333-3787 (Edesur) o 0800-666-4002 (Edenor), anotando el número de reclamo y el nombre de la persona que los atendió.

Como les conté al principio, es bastante complicado lograr que nos atiendan. En ese caso, el ENRE (Ente Regulador de la Electricidad) nos ofrece dos alternativas: hacer el trámite online o por SMS. Los requisitos son estar sin suministro cuando hacen el envío y presentar la solicitud una sola vez. Si no tienen una computadora o celular a mano, puede hacerlo un amigo o pariente.

Hay situaciones en que la solución no es tan sencilla, como los negocios que perdieron mercadería o algún artefacto quemado. Si después de quejarse ante la empresa, no les responden o se niegan a indemnizarlos, pueden hacer un reclamo formal ante el ENRE. Primero deben completar el formulario de daños y luego enviarlo por correo o entregarlo personalmente.

Por lo general, casos extremos como el de estas semanas, se resuelven con una sanción económica, que después llega a los clientes como una bonificación en la factura. Pero siempre hay que reclamar, para asegurarnos de que se respeten nuestros derechos.

Foto: La alegría de la huerta