Si estás por venir de visita a Buenos Aires y todavía no terminaste de armar tu itinerario dejame darte un consejo. No podés dejar esta hermosa Ciudad sin darte una vuelta y disfrutar de la belleza de una de las mejores librerías que tenemos, el Ateneo Gran Splendid. Si, esa misma que figura en la fotografía de acá abajo. ¿Bella no es cierto?

La historia de la librería (que no nació siendo librería) se remonta casi a principios del siglo pasado. En el año 1919 se construyó el Cine Teatro Grand Splendid bajo la dirección de Max Glucksmann y los arquitectos Peró y Torres Armengol. La actividad principal del lugar era la teatral, pero más allá de eso durante el período 1921 y 1930 se utilizó el último piso como estudio de grabación para la Orquesta de Alberto Castellano o el mismísimo Carlos Gardel. Por él desfilaron muchísimas de las personalidades más destacadas de la época.

El barrio de Recoleta, en donde se encuentra, en ese momento era llamado El Saint Germain Porteño. Allí vivían y paseaban las familias más acomodadas, y que mejor lugar para que se alcen los tres pisos del Grand Splendid que en un barrio digno de él. Poseía 4 hileras de palcos, más de 500 butacas y uno de sus pricipales atractivos la cúpula pintada por el artista italiano Nazareno Orlandi,una obra que remite a la paz, pintada en 1919 a modo de festejo por el fin de la Primera Guerra Mundial, y una marquesina de estilo griego con cariátides que sostienen los balcones del frente. Una belleza arquitectónica, si se paran en la vereda de enfrente van a poder apreciarla bien.

Con el correr de los años el Gran Splendid fue perdiendo su esplendor. Y así fue como desaparecio. Pero su belleza aún estaba latente. Solo faltaba alguien que la sacara a flote y la volviera a poner a la altura de lo que era. Entonces aparecen dos empresarios suizos, Ricardo y Eduardo Grüneisen, que con una inversión de tres millones de dólares hicieron remodelar el antiguo cine teatro y le dieron otro fin, convertirla en la mayor librería de Buenos Aires. Y vaya que lo lograron.

Hoy en día el viejo cine teatro es el Ateneo Gran Splendid, una maravillosa librería, la más grande de Sudamérica que en sus 2000 m2 alberga alrededor de 200.000 libros en stock en español y otras lenguas, además de cds y películas. Pero eso no es todo, la librería que el año pasado cumplió 10 años, ocupa el orgulloso segundo puesto entre las más bellas del mundo por el sitio The Guardian. Si eso no nos emociona como porteños ¿qué lo hará?

¿Qué más puedo decirte de esta hermosa librería? Sólo tenés que ir y conocerla. Bateas con miles de libros te esperan, novelas, cuentos, obras maestras, best sellers, de la temática que más te guste. Podés ir y sentarte en alguno de sus cómodos sillones a hojear lo que elijas y luego podés disfrutar de un cafecito en la confitería del lugar. Si tenés suerte quizás te encuentres con el pianista del lugar interpretando alguna pieza o sino, la música funcional te hará sentir muy a gusto.

Ir a Ateneo Grand Splendid es toda una experiencia. Un lugar tranquilo, lleno de historia, libros y tiempo. ¿Cómo vas a dejar de ir?

No me olvido, la dirección es Av. Santa Fe 1860. A media cuadra de Callao.

Foto: Nilton Ramos Quoirin