Yo se que se los había prometido hace bastante (y más de una vez) pero por una cosa o por otra nunca pude armar el post. Pero todo llega. Hoy quiero finalmente contarles de alguien que hizo mucho por nuestra Ciudad desde el paisajismo, uno de los personajes, para mi, más queridos en la historia de esta Ciudad. Con ustedes, la vida, historia y contribución a nuestros barrios del gran Carlos Thays.

Thays no nació en Buenos Aires. De hecho su nombre tampoco era Carlos, sino Jules Charles Thays y era francés. Era discípulo de otro paisajista y arquitecto muy importante, Edouard André, conocido por haber diagramado varios parques en Europa.

Vino a la Argentina en el año 1889 ya que había sido contratado para la realización y diseño del Parque Sarmiento en Córdoba. Pero tal fue su impresión por nuestra Ciudad y el amor que le tomó que se quedó a vivir por siempre aquí.

Lo que nadie sabía hasta el momento es que Carlos Thays sería el responsable de muchísimos de los espacios verdes que hoy tenemos en Buenos Aires. ¿No me creen? Él fue el que proyectó, diseñó y llevó a cabo lugares como, atención, el Parque Centenario, el Parque Rivadavia, el Parque Lezama, Parque Avellaneda, Barrancas de Belgrano, la Plaza del Congreso, la Plaza de Mayo, el Jardín Botánico, los Bosques de Palermo. Y esos que les nombré son solo en nuestra Ciudad de Buenos Aires, en el interior y en otras provincias también realizó otras obras y remodelaciones. No por nada en su época lo comenzaron a llamar el "Jardinero Mayor de Buenos Aires". Toda su obra está, por supuesto, impregnada de un marcado estilo francés (a causa de su origen) y es por eso nuestra Ciudad refleja esas características tan notables.

No solo se ocupó de hacer espacios verdes para los vecinos,  diseñó jardines para hospitales, regimientos, residencias particulares así como también fue el encargado de plantar 150.000 árboles en las calles y avenidas.

Sin dudas su mayor legado es el Jardín Botánico de la Ciudad. Mucha gente lo relaciona automáticamente con su figura. En ese lugar logró reunir toda la flora de las provincias argentinas y muchos otros países. Thays realizó muchas investigaciones previas para este proyecto, el más ambicioso, quizás. Allí vivió también, en la casa de estilo inglés que hoy funciona como centro cultural. Desde allí ejerció como Director de Paseos de la Ciudad, un título más que merecido para alguien como él.

Carlos Thays no solo fue un paisajista y arquitecto, fue un verdadero hacedor de belleza, la belleza que hoy podemos encontrar en la mayoría de los espacios verdes de Buenos Aires. A él le debemos mucho de lo que somos como Ciudad y que los turistas tanto admiran. Trabajó duro y cumplió todos sus sueños en nuestra tierra, que no es poco.

Espero que investigando un poco más sobre su vida terminen admirándolo tanto como yo lo hago. Para el final les dejo una frase de él que describe su trabajo, su pasión y es un consejo para todos los que vivimos en esta maravillosa Ciudad:

"La felicidad anida más en la nobleza de un bosque que en el lujo sin verde."

Foto: Arte al Día