Vamos a remontarnos casi un siglo atrás. Eran los años 20 y la Costanera Sur estaba en pleno apogeo. Se había inaugurado el Balneario Municipal y la Confitería Munich era el lugar en donde todos los aristocrático paseantes paraban. Su arquitectura art decó, el estilo reinante en la época, lo convertía en una verdadera obra de arte. La Confietría Munich reinó durante casi 40 años hasta que en los 60 a causa de la contaminación del río y otros motivos externos tuvo que cerrar. Durante mucho tiempo fue ocupado por gente sin hogar hasta que en el 80 se instala el Museo de Telecomunicaciones salvándola así del derrumbe. En el año 2002 se convierte finalmente en la sede de la Dirección de Museos. Y allí es donde precisamente se iniciará un viaje en el tiempo, como les decía en el título de este post. A partir del 8 de enero se revivirá allí el espiritu de la vieja Confitería con la música que reinaba en esos años.

¿Cómo es ésto? Les cuento: se realizarán periódicamente los sábados y domingos a partir de mañana. Serán visitas guiadas por el edificio y todo el recorrido estará acompañado por música en vivo, tocada e interpretada por grandes artistas: Celina Torres y Silvia Antonič, en canto, y Carlos Koffman al piano. Se escucharán las melodías de moda de entre los años 20 y 50.

Los estilos musicales por los que pasarán las interpretaciones serán de lo más variados, polcas, tangos, foxtrots, valses, milongas y canciones populares. Es una buena oportunidad para afinar el oído y disfrutar de un momento único que con nuestra imaginación podemos convertirlo en un veradero viaje en el tiempo.

La entrada es "casi" gratis, se cobra una entrada de $1 y el horario en que comienzan los recorridos es a las 19:00 hs.

Para conocer un lado de la historia que casi nunca se muestra y que no vivimos, de la mano de los sonidos y las voces. Imperdible.

Foto: Fotos argentina antigua