Hoy se abren las inscripciones para algunos de los cursos que se dictarán en el Centro Cultural Ricardo Rojas a partir del 28 de marzo. La oferta educativa está dividida en tres categorías: Adultos Mayores, Capacitación para el trabajo y Cultura.

Este centro cultural es coordinado por la Secretaría de Extensión Universitaria y Bienestar estudiantil de la Universidad de Buenos Aires (UBA). Además de los cursos, brinda a la ciudad espacios de exposición e investigación de temáticas culturales, desarrollando actividades alrededor de varias áreas: artes visuales; cine y video; circo, murga y carnaval; danza; música; historia y teoría teatral; letras; comunicación; teatro; tecnología del género. También alberga el trabajo del ballet de folclore y tango, la orquesta y el coro de la UBA.

Los cursos son cuatrimestrales o bimestrales y se dictan en distintas sedes: Junín 1063, Av. Corrientes 2038, Bartolomé Mitre 2455, Salguero 1137, Ayacucho 318. Los aranceles mensuales varían más o menos entre 100 y 200 pesos; la oferta es muy amplia: técnica, teoría, filosofía, producción, gestión... El listado de lo que se abrirá durante la primera mitad del año aún no está completo pero puede consultarse.

Antes de terminar esta entrada de lunes brillante (de sol, no de genialidad) y por curiosidad tal vez inútil, quise saber quién fue Ricardo Rojas. El dato puede parecer irrelevante pero si no conocemos a los hombres que dan nombre a nuestras calles, a nuestras instituciones, o cuyo retrato pasa diariamente de mano en mano mil veces multiplicado en los billetes; si no sabemos quién es el que inmortalizado en piedra o en bronce un día que olvidamos, se yergue orgulloso en la plaza... ¿qué importancia tuvo ser llamado así y haber hecho o dejado de hacer ciertas cosas durante la vida?, ¿a quién honramos a diario sin saberlo?, ¿para qué sirve, entonces, el homenaje? Para que nunca dé lo mismo, por ejemplo, un tal Allende que un tal Pinochet, me gusta conocer a los hombres detrás de los nombres.

Ricardo Rojas nació en San Miguel de Tucumán en 1882. Descendiente de una poderosa familia de Santiago del Estero, dedicó su vida a la escritura y al periodismo. Estudió en Buenos Aires y empezó a militar en la Unión Cívica Radical (partido político fundado en 1891 por Leandro N. Alem, el mismo de la avenida que separa el centro de Puerto Madero) luego de ejercer la rectoría de la Universidad de Buenos Aires durante cuatro años (1926-1930). Entre su amplia obra se destaca la primera Historia de la literatura argentina, ocho volúmenes que aparecieron en las primeras décadas del siglo XX.

Foto(CC): fabricio caiazza faca