Que Buenos Aires es una Ciudad cultural no podemos negarlo, para nada. Actividades relacionadas hay de sobra, para todos los gustos y edades. Y si hablamos de cultura no podemos dejar de mencionar a los museos, de los que ya hemos hablando mucho en este blog: el Museo del Juguete, el Museo del Papel y las artes Gráficas y hasta el Museo Beatle, dan cuenta de la variedad. La semana pasada, justamente, se anunció la creación de uno nuevo y muy vinculado a la Biblioteca Nacional, el Museo del Libro y de la Lengua.

El edificio, una obra proyectada por Clorindo Testa, el mismo que hace 50 años diseñó la Biblioteca Nacional, ya tiene fecha aproximada de inauguración: mediados de agosto de este año. Será un lugar de 1400 m2, dos plantas y cinco metros de altura y en sus paredes cuatro frescos de muralistas argentinos. Tendrá una sala de conferencias y un acceso principal en la planta baja desde Av. Las Heras.

El nuevo museo será un espacio en donde se guardará la historia de las lenguas, la escritura y los libros. No se tratará al libro como simple objeto sino que habrá seminarios y talleres que lo abordarán desde otros lugares culturales, políticos y temporales. Quieren que sea un espacio de tránsito que abra paso hacia la vecina Biblioteca Nacional.

Este museo no sería el primero del mundo, de hecho en España hay un museo de este tipo, el cual está bastante relacionado a Biblioteca Nacional de ese país. En Brasil también hay un museo de la lengua pero el de Buenos Aires funcionará con características propias.

Uno de los principales atractivos, al menos para mi, que tendrá el nuevo museo, es que se expondrán libros y documentos incunables, aquellos que datan de hace muchísimos años, cuando la imprenta aún estaba en pañales, y que hoy forman parte del patrimonio cultural porteño.

Habrá que esperar aún unos meses entonces para darnos una vuelta por un nuevo espacio cultural que promete mucha interacción con los visitantes.

foto: Fortuna web