Muchas de las personas que nos visitan en la Ciudad ya sean turistas extranjeros o gente de otras provincias, quieren solo una cosa antes de emprender su viaje de regreso: presenciar un buen show de tango. El tango es una danza típicamente porteña, reconocida en el mundo entero y como tal, muchos de los que nos visitan se enamoran de ella. Y  vuelven no solo a disfrutarlo, sino con intenciones de conocerlo y aprender a bailarlo. En Buenos Aires hay muchísimos sitios en donde se puede aprender, algunos con maestros más experimentados que otros, y se encuentran en cualquier barrio. Hay también salones en donde solamente se va a bailar y no se imparten clases, pero ese es otro tema. Hoy les quiero contar un poco sobre esas academias donde, si venís de afuera o simplemente te entró la curiosidad por esta danza tan apasionada, podés consultar sobre las clases y, quién te dice, salir siendo un genial bailarín del 2x4.

La Viruta

Quizás sea el lugar más conocido en Buenos Aires en donde se imparten clases. Podés empezar en cualquier momento y tienen varios niveles, inicial, principiante, intermedios y avanzados. Los horarios son generalmente por la noche, por lo que si sos porteño y durante el día trabajás te viene perfecto. Las clases están a cargo de una pareja de profesores que te van guiando y enseñando. La Viruta queda en Armenia 1366  y los teléfonos para consultas son, 4774-6357 y 4779-0030. (Un dato adicional, no solo se dan clases de tango, si te interesa el rock o la salsa también podés averiguar allí).

Escuela de Tango Carlos Copello

Carlos Copello es un coreógrafo de tango muy reconocido en Argentina. Dirige desde hace varios años esta escuela que, al igual que La Viruta, cuenta con varios niveles para sus clases. También se puede optar por realizar clases grupales o individuales y para los turistas se pueden formar grupos especiales con traducciones. Para los más chiquitos también hay lugar, de una forma divertida y didáctica les enseñan a dar sus primero pasitos tangueros. La Escuela Carlos Copello queda en el barrio del Abasto (mejor imposible) en la calle Anchorena 575 frente al Shopping del Abasto. Se pueden hacer consultas en el teléfono 4864-6229 o en el mail tangoescuela@carloscopello.com.

Academia Nacional del Tango

La Academia, creada por Horacio Ferrer en el año 90, tiene como misión la difusión del tango, eso implica también, la danza. La academia es en todo sentido una gran escuela del tango y posee, bajo la coordinación de Liliana Torres Calívar, un curso de tango danza. Se dicta de lunes a viernes de 18 a 20 hs. Para más consultas se puede llamar al 4345-6967/68, escribir a acadnaltango@speedy.com.ar o averiguar directamente en Av. de Mayo 833.

Fundación Tango Argentino

Poseen una completa grilla de clases para los que deseen aprender. De lunes a viernes hay actividades para todos los gustos y niveles. Hay clases de tango para discapacitados motrices y para niños. Algo para tener en cuenta, muchas de las clases son gratuitas, solo hay que averiguar bien. El teléfono de contacto es 4778-0199, el mail info@fundaciontango.org.ar y queda en Córdoba 5942, esquina Dorrego

Confitería Ideal

¿Que mejor que un bar notable para aprender a bailar el tango? La Confitería Ideal es un sitio completamente tradicional y pintoresco. Imparten clases de lunes a lunes con profesores bien capacitados. Es un lugar en donde, además de aprender, se pueden comenzar amistades y relacionarse con gente. Las clases tienen un cupo máximo de 20 personas y hay que reservar en la confitería con anterioridad. Queda en Suipacha 380 y el mail es confiteriaideal@confiteriaideal.com

Escuela Argentina de Tango

Dictan cursos trimestrales de tango salón y milonga, divididos en niveles. Posee tres sedes, una en el Centro (Viamonte, esquina San Martín en el Centro Cultural Borges) otra en San Telmo (Tacuarí 471) y otra en la calle Talcahuano (Talcahuano 1052, entre Santa Fe y Marcelo T. de Alvear).

Si sos bailarín o conocés alguna otra academia o lugar donde enseñen a bailar no dudes en compartirlo con nosotros. O capaz entre los lectores tenemos algún profe que nos quiere enseñar un poco como movernos para no pasar papelones si un día nos invitan a una milonga.

Foto:Polly Pop