Las redes sociales cambiaron nuestras vidas: nos permiten estar informados, comunicarnos con otras personas y hasta formar parte de iniciativas solidarias. Pero en una Buenos Aires donde no tenemos mucho tiempo para estar haciendo trámites, también se convierten en prácticas aliadas que simplifican muchas cosas. Hace un tiempo les contamos cómo el Gobierno porteño usa Twitter para acercarse a los ciudadanos y, ahora, les traigo una serie de recomendaciones de empresas y servicios públicos que tienen perfiles en el servicio del pajarito. Créanme: es mucho más cómodo que hablar con operadores que se encuentran ocupados.

  • Transporte público: la red de Subte permite que nos movamos rápidamente por la Ciudad, pero si queremos estar al tanto del estado del servicio, SubFox nos cuenta la frecuencia y toda incidencia que haya durante el día. A la hora de pagar el pasaje, podemos resolver nuestras dudas sobre la Tarjeta Monedero o la Tarjeta SUBE, haciendo incluso trámites online.

  • Tránsito: muchas veces, las calles porteñas son un suplicio. Para evitar más de un dolor de cabeza, podemos recurrir a herramientas colaborativas como Alertas tránsito, o los consejos de los periodistas especializados Alejandro Ramos y Jota Leonetti. También, quienes viajan habitualmente a la zona sur del Gran Buenos Aires, pueden enterarse todas las novedades referidas al Puente Pueyrredón.

  • Telefonía: las empresas de este rubro están entre las que reciben más reclamos de sus clientes. Lo bueno, es que Telefónica, Movistar y Personal nos permiten iniciar trámites sin levantar el teléfono, con mucha buena onda. Incluso, alguna vez me llamaron para asegurarse de que se hubiera resuelto mi inconveniente.

  • Clima: Nice Day Buenos Aires es un sistema automático que publica regularmente el pronóstico del tiempo. Si prefieren conversar con un humano, Mauricio Saldívar escribe tweets sobre meteorología y, a veces, se anima a dar sus simpáticos consejitos.

  • Salidas: no todo es reclamar o consultar en la vida. Cuando queremos disfrutar de nuestra Capital con amigos y familiares, podemos pedir consejos gastronómicos a la Guía Oleo (y sus seguidores), o descubrir las distintas propuestas que ofrece el MALBA.

¿Se les ocurre alguna cuenta más que pueda ser interesante para seguir? Los invito a compartirla en los comentarios.