A esta altura supongo que pensaran que tengo una especie de obsesión con Carlos Thays. Y tienen razón. Les conté sobre su historia, sobre el Jardin Botánico.  Si existiera su club de fans yo sería su presidenta, seguramente. Pero bueno, no quiero exagerar más y contarles de una plaza que, lejos de estar construida o planificada por él, lleva su apellido en su honor: el Parque Thays en el barrio de la Recoleta.

Antes que nada hay que hacer una salvedad para no confundirnos. El Jardín Botánico se llama también Carlos Thays, éste en cambio se llama Parque Thays, sin el Carlos.

El Parque Thays ocupa el lugar en donde estuvo antiguamente por 30 años el parque de diversiones Italpark, un icono porteño de hace varios años. Tiene una superficie de 4.500 m², un amplio espacio verde donde se puede ir a pasar una tarde tranquila, ir a leer, reunirse con amigos y disfrutar del día.

Una de las principales particularidades del parque es que allí se encuentra una escultura del escultor colombiano Fernando Botero que fue inaugurada el 24 de Mayo de 1994. La escultura representa un torso desnudo de un hombre, está hecha de bronce y mide 3,90 m. x 2,49 m. x 1,65 m. Tiene una base de mampostería.

La ubicación del parque es bastante estratégica a nivel turístico. Esta al lado del Centro Municipal de Exposiciones y a unas dos cuadras de Plaza Francia, el Centro Cultural Recoleta y el Buenos Aires Design. También si seguimos por Libertador caminando vamos a poder encontrarnos con la Facultad de Derecho y la Floralis Generica. Todos lugares hermosos para visitar en Buenos Aires.

Si alguna vez fuiste al parque contános que te pareció. Yo fui un par de veces a sacar fotos y me encantó la tranquilidad que se respira.

Foto: Eve Anderson