Hace más de 10 años que el Paseo de la Infanta está en estado de abandono, no sólo por el cierre de los locales, sino también por la falta de mantenimiento. Pero finalmente, la próxima primavera se inaugurará la renovación de este lugar del barrio de Palermo, con locales gastronómicos y espacios culturales.

Por si todavía no lo conocen, les cuento que está ubicado bajo las vías del Ferrocarril San Martín, entre la avenida del Libertador y la calle Marcelino Freyre. Este nombre se debe a la visita de la Infanta Isabel Francisca Asís de Borbón, tía del rey Alfonso XIII de España, que vino a Buenos Aires para festejar el Centenario de la Independencia argentina en 1910. Durante su estadía en nuestro país, también partició de la ceremonia para colocar la piedra fundamental del imponente Monumento a los Españoles, que está cerca del zoológico.

Con la transformación del lugar, que será hecha por una concesionaria que invertirá varios millones de pesos, se inaugurará una serie de locales, principalmente de comidas. Pero también, habrá un sector al aire libre donde se construirán puestos culturales.

Además, finalmente llegará la Plaza de la Shoá, que busca rendir homenaje a las víctimas del holocausto judío, en una zona donde conviven espacios dedicados a varias religiones. Otra de las ideas es volver a instalar un tradicional carrusel que funcionó ahí, pero todavía no está confirmado.

El Paseo de la Infanta empezó a perder su esplendor cuando falleció ahí una chica durante 1996. Entre la causa judicial y distintas idas y vueltas comerciales, nadie se hizo cargo y así llegamos a la situación actual, donde apenas hay un bar y un centro para conocer las obras del Arroyo Maldonado. Sin dudas, un cambio interesante para darle más colorido a Buenos Aires.

Foto: Trabajo interdisciplinario