En medio de la avenida Corrientes, tan sólo a una cuadra de la avenida Callao, para los que se detienen y observan se esconde el Teatro El Vitral.

Este espacio, que durante mucho tiempo fue mi casa, presenta algunas de las mejores joyitas del off nacional. De hecho, es conocido en la movida como el espacio donde, dentro del mainstream furioso que representa Corrientes, se puede pasar y encontrarse con una obra que jamás pensamos ver.

Queda en la calle Rodríguez Peña 344 y fue fundado por Franca Guthman. De raíces italianas y una apasionada por el teatro, es la directora de este lugar y de El Kaso Dora, una comedia que ya alcanza sus 24 temporadas. Franca mantiene el lugar lleno de cuadros que reflejan obras que pasaron por allí, otras que le gustaría y algunos simples afiches decorativos.

El teatro presenta una programación para adultos y otra para niños:

  • En la primera, se pueden ir a ver obras como Proyecto Alaska; Los Rinaldi, herencia de humor; El ojo de la verdad y el ya clásico ciclo de improvisaciones de Mosquito Sancineto.
  • Para los más pequeños están Hansel y Gretel, La Sirenita, La Bella y la Bestia, Caperucita Roja y Los tres chanchitos, entre otras.

El Vitral cuenta con tres salas: una estándar, una en la planta baja tipo café concert y una en la planta alta muy pequeña, pero con un clima increíble. ¿Lo conocen? ¿Qué les parece?

Foto: El Vitral