Arribeños y Juramento. Esa esquina marca el inicio del barrio que se extiende por algunas cuadras y atrae constantemente a turistas y vecinos.

A lo largo y a lo ancho, Chinatown está plagada de negocios pequeñitos que venden baratijas a poca plata. Pero que no los engañe, así como se muestra simple, esconde algunos de los tesoros más interesantes de la zona:

  • Casa China (Arribeños 2173). En mi opinión, una de las mejores cosas de este barrio. Se trata de un supermercado pero donde podés encontrar todo tipo de hongos, semillas, harinas, granos y vegetales. Los fines de semana siempre está algo lleno y resulta una experiencia medio claustrofóbica pero si podés acercarte en la semana ni lo dudes. Vas a encontrar galletitas integrales, tés de clases varias, sushi y aderezos como salsa de soja, aceto balsámico y aceites.

  • Asia Oriental (Mendoza 1661). Otro supermercado de lo más completo del Barrio Chino. Para mi, un poco más oriental que el anterior por el tipo de productos que venden. Se destacan las golosinas propias de aquellos pagos, las bebidas de sabores nada occidentales y la panadería (panes, budines y masas).

Entre las casas de baratijas podés encontrar varios lugarcitos para comer. Los mediodías hay menúes ejecutivos y, si bien están los más conocidos como BuddhaBA y Lotus Neo Thai, hay mil opciones para sentarte y probar sin prejuicios.

Chinatown es todo un mundo por conocer y ni hablemos de su Año Nuevo. ¿Alguna vez fuiste? ¿Qué te pareció? Contanos tu experiencia.

Foto: Para conocer