En el corazón de los Bosques de Palermo, hay un espacio dedicado a todos los que viven mirando el cielo: el Planetario Galileo Galilei, un lugar dedicado a la divulgación de la astronomía, tanto para aficionados como para curiosos. ¿Por qué les cuento esto? Resulta que durante 2011 cumplirá 45 años de vida, que ya empezará a celebrar mañana con una serie de festejos y la renovación de las instalaciones.

La historia del Planetario empezó el 20 de diciembre de 1966, cuando fue inaugurado por el intendente Eugenio Schettini, quien años antes le encomendó este proyecto al arquitecto Enrique Jan. Él fue el encargado de diseñar un edificio que representa a Saturno y sus anillos, cuya primera función pública fue el 13 de junio de 1967. Al igual que nuestro planeta fue cambiando con el correr de los años, el paso del tiempo también afectó a este espacio para conocer los astros. Y, por eso, se encararon una serie de obras que serán inauguradas durante la celebración.

Lo más destacado es que, en épocas donde debemos pensar en usar la energía de una manera más eficiente, se cambiaron las luces de la cúpula y todo el exterior, que consumían mucho: ahora hay LEDs de alta definición, como los que se utilizan en los semáforos y la decoración de la Autopista 25 de Mayo a la altura de la Nueve de Julio. Aparte, se hizo una gran limpieza que incluyó al lago artificial que lo rodea.

Vaya a saber uno por qué, la zona del Planetario se convirtió en el escenario ideal para festivales gratuitos y encuentros de lo más insólitos. Por eso, la explanada de avenida Sarmiento y Belisario Roldán contará este sábado con actividades artísticas para empezar a festejar:

  • 20.00: espectáculo de malabarismo.
  • 20.30: se hace una cuenta regresiva para el show principal.
  • 20.40: fuegos artificiales en el aro del Planetario.
  • 20.41: show de luces y música.
  • 20.51: fuegos artificiales desde detrás del Planetario.
  • 21.00: se presentará el DJ Alejandro Pont Lezica, que musicalizará la fiesta hasta después de las 22.

Sin embargo, los trabajos de restauración no terminaron, porque se están recuperando la cúpula de la sala de proyección, el propio proyector y el sistema de iluminación, entre otras mejoras. Mientras tanto, todo el que quiera observar los astros, puede participar de las actividades que se hacen al aire libre desde marzo. Más allá del programa de emergencia, es una reforma muy necesaria de un espacio que nos permite descubrir todos los secretos del universo.

Foto: Clarín