El año pasado fue bastante malo para quienes disfrutan de ver películas en los tradicionales cines de barrio, porque se cerraron varias salas, aunque hubo un pequeño alivio con la reapertura del Cine Cosmos. Y en este 2011 la historia se repite, porque hace unos días dejó de funcionar el cine Atlas Santa Fe, por tiempo indefinido.

Con un cartel muy sencillo que colocó la empresa sobre el frente de avenida Santa Fe 2015, se anunció que fueron suspendidas todas las funciones de las dos salas a partir del 26 de mayo, algo que también está explicado de manera muy breve en la página oficial. Por ahora, como pasó en otros casos similares, es todo incertidumbre: puede volver de la noche a la mañana, o convertirse en otro tipo negocio.

La inauguración de estos cines fue en 1986, convirtiéndose en uno de los complejos más modernos de la zona, teniendo capacidad para 600 espectadores. A lo largo de su historia, fue sede del BAFICI y otros tipos de festivales que convocaron a miles de cinéfilos.

El problema es que, aparte de la proliferación de las grandes cadenas, la mayoría de los socios no tiene interés en invertir para que estos espacios sean más competitivos. Por ejemplo, la marquesina ya está en mal estado y tanto las butacas como el equipamiento técnico necesitan renovación.

Por eso, el panorama es poco alentador, porque a fines de 2010 fue el cierre del emblemático Atlas Lavalle que también pertenece a la misma compañía. De esta forma, el de la avenida Santa Fe tiene dos posibilidaes: cerrar definitivamente o cambiar de dueños, como pasó con los ubicados en Flores y Belgrano.

Personalmente, creo que es una lástima que pase esto, porque es de los pocos lugares donde se pueden ver películas en pantalla realmente grande, a diferencia de las salas dimininutas de las nuevas cadaenas. Además, forma parte de la identidad del barrio y, con pocas mejoras, puede seguir haciendo un importante aporte cultural. Ojalá que aparezca alguien que lo salve.

Foto: La Nación