Si viajan habitualmente por la avenida Juan B Justo, ya sea en colectivo o utilizando cualquier otro medio de transporte, recuerden que a partir de mañana tendrán que cambiar varias costumbres. ¿Por qué? Empieza a funcionar la primera etapa del Metrobus, un servicio cuyo objetivo es que nuestros viajes entre Liniers y Palermo sean más rápidos y eficientes.

Como ya les adelantamos, es un sistema de doce colectivos articulados (en principio) que circularán por carriles exclusivos entre la estación de Liniers y el Puente Pacífico, con 21 paradas que estarán ubicadas cada cuatro cuadras. Las unidades serán de las líneas 34 y 166, que cobrarán el mismo precio del boleto que para el servicio común, con la única diferencia que el pago en las cabeceras se hará antes de subir a los coches.

Según los cálculos iniciales, se van a ahorrar 22 minutos al hacer el trayecto de punta a punta, con un servicio que funcionará las 24 horas. Las estaciones tendrán cámaras de seguridad, una pantalla que nos avisa cuándo llegará la próxima unidad y también se las utilizará para tomar otras líneas que circulen por esa avenida, que ahora irán por los mismos carriles centrales.

Un dato para quienes viajan a la zona oeste (Ciudadela, Ramos Mejía, Haedo, etc.) con la línea 166, es que podrán tomar el Metrobus, que seguirá su recorrido habitual cruzando la General Paz, sin necesidad de hacer combinaciones (de hecho, ya ví uno por Morón). Más adelante, la idea es cambiar los recorridos de otras empresas, para hacer transbordos.

Por otro lado, aparte de los beneficios que traerá a los pasajeros, también se colaborará con el medio ambiente. Como las unidades pueden transportar más personas que un colectivo común, el recorrido se hace en menos tiempo y ya no es necesario acelerar y frenar tan seguido, la contaminación será menor.

La mala noticia es para los automovilistas, porque sumarían unos siete minutos de demora, que ya es bastante grande en hora pico. Aparte de haber menos carriles disponibles, ya no se podrá estacionar en ninguna de las dos manos y, si alguno quiere hacerse el vivo, se expondrá a importantes sanciones.

Como pasa con todo cambio, seguramente tendrá sus cosas buenas y malas, que llevará un tiempo pulir. Pero es positivo que se le dé prioridad al transporte público, con un método que es exitoso en otras grandes ciudades del mundo y fue elegido para este tramo porque el Arroyo Maldonado impide construir subtes en esa zona. Cuando tengan oportunidad de probarlo, los invito a opinar en los comentarios.

Foto: Jorejo (vía Jota Leonetti)