Varios monumentos de Buenos Aires cumplen años a fines de mayo, porque muchos de ellos fueron creados para conmemorar la Revolución de Mayo y el Primer Gobierno Patrio. Ese es el caso de la Torre Monumental, más conocida como Torre de los Ingleses, que hoy está festejando su aniversario número 95.

Ubicada en la Plaza Fuerza Aérea Argentina, entre la calle San Martín y las avenidas Ramos Mejía y la Del Libertador, es un regalo de residentes británicos que se inauguró el 24 de mayo de 1916 para festejar el centenario de la Argentina. Ya sé, fue seis años después, pero esto se debió a la Primera Guerra Mundial y a la necesidad de desalojar la Usina de Gas de Retiro, que distribuía el combustible necesario para el alumbrado público.

Por su forma y el reloj, que nos indica si llegamos a tiempo para tomar un tren o micro en las terminales cercanas, podemos decir que se trata del Big Ben porteño. El proyecto fue del arquitecto Sir Ambrose Macdonald Poynter, quien mandó a traer de Inglaterra materiales como cemento, piedras Portland y ladrillos Leicester.

La torre mide 75,5 metros de altura y tiene ocho pisos, mientras que el reloj está a los 35. Cuenta con cuatro escaleras de acceso y la entrada principal está decorada con distintos emblemas del Imperio Británico, como la flor del cardo, la rosa de la Casa de Tudor, el dragón rojo de Gales y el Trébol de Irlanda.

Durante la Guerra de Malvinas, sufrió varios atentados, al mismo tiempo que se la denominó con su nombre original: Torre Monumental. Hoy en día, funciona en su interior una muestra permanente con fotos de archivos públicos y privados sobre las distintas etapas de la construcción de la Torre y sus alrededores. Y también se realizan distintas exposiciones temporarias de artistas variados.

Aparte de ser un homenaje a un momento clave de nuestra historia, le da un toque distintivo a ese punto de la Ciudad donde encontramos la Plaza San Martín, la zona portuaria y una serie de edificios pintorescos y emblemáticos. Y ustedes, ¿ya la visitaron?

Foto: Hotu Matua