Es una idea simple, pero que detrás esconde un mensaje muy importante. Esta tarde se inaugura la muestra fotográfica Viví historias de Cromañón que, a través de una serie de imágenes, recuerda a las víctimas de la tragedia del boliche de Once y busca generar conciencia para que no se repita.

El 30 de diciembre de 2004, ocurrió el mayor desastre no natural de la Ciudad de Buenos Aires, a raíz del incendio de República Cromañón durante un recital de Callejeros. Como consecuencia de esto, fallecieron 194 personas, y sus familiares y amigos comenzaron a recorrer el largo camino para que se haga justicia.

Más allá de las cuestiones políticas y judiciales que surgieron durante estos casi seis años y medio, protagonistas de las tapas de los diarios, hay otra historia detrás: los sueños que quedaron interrumpidos a partir de esa noche. Y eso es lo que intenta resaltar esta exposición.

La fotógrafa Soledad Borches y la periodista Lucía Bertotto hicieron 17 fotos donde se retrata a familiares o amigos de las víctimas, en algún lugar o mostrando un objeto muy representativo para su ser querido. Además, cada imagen va acompañada por una especie de biografía, que nos permita conocerlos un poco más.

Al igual que ocurre con el llamado santuario de la calle Bartolomé Mitre o el bosque que se creó en Palermo, el objetivo es hacer memoria, pero también evitar que vuelva a ocurrir. Es decir, que todos nos involucremos en denunciar lo que hoy está mal, para poder divertirnos de una manera segura.

La inauguración es hoy a las 19 en la sala 14 del Centro Cultural Recoleta, Junín 1930, con entrada libre y gratuita. Estará abierta hasta el 3 de julio.

Foto: Viví historias de Cromañón