Hablamos varias veces sobre los barrios porteños que tienen una gran impronta tanguera y, también, de las nuevas construcciones que se están haciendo en muchos puntos de la Ciudad, amenazando lugares con mucha historia. Estos son algunos de los detalles que inspiraron un proyecto de ley, con la idea de proteger el patrimonio relacionado con el tango, en Barracas y La Boca.

Esta iniciativa, apoyada por el diputado Francisco Nenna, surgió de una investigación que se hizo en la zona. Ahí encontraron muchos espacios vinculados a la identidad porteña, algunos en estado de abandono y otros ya convertidos en lugares más modernos, que no guardan ninguna relación con la historia de Buenos Aires.

Durante el análisis, se tuvieron en cuenta las casas, cafetines, almacenes y antiguos burdeles, además de investigar sobre costumbres como las marcas coreográficas del tango, la vida en los conventillos, la comida, el consumo, el trabajo, la desgracia y la sociedad del malevaje.

El tema es que, aunque existen muchos guiños al tango, no se los puede reemplazar si son destruidos. Según los fundamentos del proyecto, si se avanza sobre los testimonios que quedan de la historia de este ritmo, ya sería un "daño irreparable". Y, lógicamente, esto afecta a cuestiones como la identidad, pero también al turismo.

Al igual que en otros casos parecidos, es una buena propuesta para conservar lugares muy relacionados con el patrimonio histórico. Porque está perfecto que nuestra Capital crezca y evolucione, pero tampoco se puede echar por tierra todo el paso, en pos de ese crecimiento. ¿Qué opinan ustedes?

Foto: Sobre Argentina