En distintos puntos de Buenos Aires podemos encontrar zonas que se le ganaron al río, con la idea de hacer distintos proyectos. Pero por esas idas y vueltas que no siempre llegan a buen puerto, una enorme franja de la actual Costanera Sur, quedó abandonada después de esa recuperación. Y así, surgió lo que hoy conocemos como la Reserva Ecológica, que cumplió 25 años.

Había una vez en nuestra Ciudad, un Balneario Municipal que era muy concurrido por los porteños en las primeras décadas del siglo pasado, más precisamente a partir de 1918. Pero la creciente contaminación en las aguas fue llevando, lentamente, a la decadencia de ese paseo durante la década del '50.

Pasaron casi 30 años hasta que, en 1978, surgió un proyecto que pretendía ganarle tierras al Río de La Plata. La idea era volcar escombros para, una vez completada esa etapa, construir un Centro Administrativo de la Ciudad. Pero esa iniciativa fue abandonada por completo en 1984.

Y acá viene lo interesante, porque la sabia naturaleza se apropió de los terrenos, creando escosistemas muy valiosos. Gracias a las inundaciones y la llegada de camalotes, luego crecieron árboles, hierbas y arbustos, que dieron forma al hábitat de especies de reptiles, anfibios, peces y muchos insectos.

Lógicamente, este espacio que se formó por arte de magia, llamó la atención de muchos ambientalistas. Por eso, impulsaron la creación de un Parque Natural y Zona de Reserva Ecológica, una propuesta que finalmente fue aprobada por la Ordenanza Municipal del 5 de junio de 1986. Tiempo después, se lo reconocería como Lugar de Interés Nacional y Municipal, además de considerarlo Sitio Ramsar o Humedal de Importancia Internacional.

Para nosotros, hoy en día es un paseo que puede disfrutar toda la familia, ya sea a pie o en bicicleta (aunque con ciertas limitaciones), donde podemos aprender más sobre la naturaleza en su propio hábitat. Pueden recorrerlo de martes a domingos de 8 a 20 y, aprovechando el aniversario, hay una serie de actividades que seguirán hasta el viernes. Una excusa perfecta para quienes todavía no lo conocen.

Foto: Arquinauta