Aparte de su importante aporte a la literatura universal y de mostrar su pasión por Buenos Aires en distintas obras, Jorge Luis Borges fue director de la Biblioteca Nacional y, durante su gestión, donó varios libros para aumentar la colección. Cumplidos 25 años de su muerte, la institución decidió exponerlos para aprender un poco más sobre el gran escritor.

Los ejemplares, que alguna vez fueron de su propiedad, incluyen una serie de anotaciones gracias a las cuales descubrimos sus intereses: el infinito, el budismo y la cábala. También quedan expuestas sus obsesiones hacia distintos autores y obras, como La Divina Comedia. En definitiva, vemos al escritor como lector.

Borges dirigió la biblioteca durante 18 años, desde 1955 hasta 1973, siendo una de las personalidades más importantes que pasó a lo largo de su historia. Muchos cuentan que él atendía personalmente las consultas de los lectores y participaba de animadas charlas. Sin dudas, los comentarios de los libros permiten recrear un poco ese comportamiento en particular.

La muestra funciona en la sala Leopoldo Marechal de Agüero 2502, con entrada libre y gratuita. Como cierre, el 24, 25 y 26 de agosto, se harán las Primeras Jornadas Internacionales Borges Lector, en las cuales participarán Daniel Balderston, Iván Almeida, Alberto Rojo y Alfonso de Toro, entre otros.

Foto: El Mundo