En medio del corazón de Palermo, allí por donde una manzana la ocupa la Plaza de la Campaña del Desierto existe un restaurant que presenta las mejores meriendas en su terraza con una vista privilegiada. Conocelo.

Allí en la calle Armenia 1820 se encuentra Limbo, un espacio lindo y cuidado donde se puede comer pero también desayunar y tomar el té. Y qué grata experiencia es.

Con una decoración moderna, Limbo tiene unas mesitas en la calle frente al verde de la plaza, un interior de madera, boxes y cuerina y una terraza que mira a lo mejor del barrio.

La atención es buena, normal, típica de Palermo si se quiere. Personas jóvenes con la mejor onda y poco oficio que se encargan de tomarte el pedido y traerte a la mesa lo que ordenes.

Claro que como buen restaurante que es, se puede almorzar y cenar. Hay platos calientes, sándwiches, sushi y otros. Si vas por el postre, el volcán de chocolate que probé en este lugar era increíble. No sé si lo continuarán haciendo pero era digno de averiguar.

Pero lo mejor a mi entender de este establecimiento son las meriendas a la tenue luz del sol en la terraza los días templados. Decorado con sillones y almohadones esponjosos, la vista del espacio al aire libre es un placer.

Hay variedad de combinaciones para hacer. Mi favorita es la que trae una infusión a elección, tostadas de pan integral tipo de campo, jugo de naranja, mermelada y queso crema y un plato de frutas de estación que siempre es una delicia.

No es barato, por lo que si realmente está feo o hace frío quizás no vale demasiado la pena pero los días preciosos es una experiencia inigualable.

Abren de lunes a miércoles de 8.30 a 2 am, los jueves hasta las 3 y los viernes hasta las 4. Los sábados de 10 a 4.30 de la mañana y los domingos de 10 a 2.

Las noches son largas en Limbo y vas a encontrar una cantidad de extranjeros pocas veces vista. Animate.

Foto: Limbo Facebook