Aunque Argentina es conocida por sus carnes, también tiene un suelo muy rico y que ofrece una variedad de productos. Por eso, además de los carnívoros, los consumidores de alimentos orgánicos porteños no tienen problemas en encontrar oferta de productos naturales que cumplen con los requisitos de aún el más excéntrico consumidor.

Existen varios mercados de alimentos orgánicos en Buenos Aires, que además incluyen delivery de sus productos y son atendidos por personas muy amigables. Aunque la tendencia a ingerir comida orgánica no está tan difundida en nuestra ciudad como lo está en Estados Unidos o en Europa, cada día son más las personas que eligen agregar alimentos más naturales a su dieta.

Esta baja demanda, ocasionada por el bajo nivel de consumidores, hace que los productos orgánicos son difíciles de encontrar. En parte, porque muchos de los alimentos son destinados a la exportación, pero también porque existe poca información sobre ellos.

¿Qué son exactamente los alimentos orgánicos? Son alimentos producidos a través de métodos que no usan elementos sintéticos como fertilizantes químicos y pesticidas. En realidad, es la forma en que producíamos nuestros alimentos hasta mediados del siglo XX, momento en que la biotecnología comenzó a modificar algunos de los productos que consumimos todos los días.  En la mayoría de los países, los alimentos orgánicos son monitoreados de cerca por el Estado. En Argentina en particular, la ley que rige estos establecimientos es la 25127.

Aquellos que quieren tener un approach más natural a la comida tienen varias opciones en Buenos Aires. Una de ellas es Jardín Orgánico, un emprendimiento que nos ofrece la alternativa de compra online. Desde aceite hasta alimentos kosher, esta empresa cuenta con un catálogo de 250 productos que se pueden ordenar por internet y que se entregan en tu casa. Alimentos San Marcos nos ofrece un servicio similar, a través de pedidos por email.

Pero para los que quieren palpar la comida antes de comprarla hay varios mercados físicos que se pueden visitar. El Rincón Orgánico es un local de Palermo (Castillo esquina Gurruchaga) que fue fundado en los años ’80 por Alberto Lernoud y María Calzada. Ofrecen servicios de almacén orgánico, delivery, catering, y un departamento especial de exportación, y fueron el primer establecimiento orgánico en llegar a Buenos Aires.

En Barrio Norte, nos encontramos con Natura Deli, que además de oficiar como restaurant orgánico también posee su propio almacén con venta al público. Ubicado en Laprida 1672, también tiene locales en Las Cañitas (Gorostiaga 1776) y en la zona del Botánico (Rep. Árabe Siria 3090). El restaurant está abierto desde el 2007 y ofrece una variedad de más de 3000 productos, totalmente naturales.

Granomadre posee dos locales, pero el más importante también está ubicado en el barrio de Palermo, en Gascón 1963, esquina Nicaragua. Cuenta con alimentos aptos para celíacos, y su página web además ofrece recetas orgánicas para usar los productos que adquirimos en la tienda. Finalmente, Arte Sano es un complejo que tiene una panadería integral, un restaurante naturista y un bar de jugos, en pleno Recoleta (Mansilla 2740). También cuenta con un gimnasio exclusivo para cumplir con todo el paquete de la vida sana.

Aquellos que quieran animarse, o que al menos tengan ganas de cocinar algunos días con alimentos orgánicos, pueden descubrir sus propias tiendas y mercados alrededor de toda Capital. La comida orgánica es un secreto a voces de la ciudad, pero que puede sorprender si se le da una oportunidad.

Foto: Your Modern Living