Es innegable: la influencia de la cultura italiana está siempre presente en Buenos Aires. Desde el aluvión inmigratorio que no se detuvo a partir de fines del siglo XIX, la ciudad porteña se consolidó como metrópolis gracias al trabajo y esmero de muchos inmigrantes italianos, provenientes tanto del norte como del sur. Y creo que uno de los motivos por los cuales Buenos Aires no cuenta con un "barrio italiano" como otras ciudades del mundo es porque la "italianidad" está presente en el ritmo de vida porteño.

Uno de los elementos más importantes que quedó "pegado" en los porteños de la influencia italiana es la comida. La gastronomía de Italia está presente en casi todos los restaurantes de la Ciudad, que de una forma u otra terminan agregando a su carta platos típicos de diferentes regiones de la tierra del Dante. Sin embargo, hay algunos de estos restós que se destacan por su calidad y, a veces, precio. Algunos de ellos no son particularmente restaurantes italianos, pero han logrado dominar el arte de la pasta schiutta de manera impresionante.

  • Antigua Munich: ubicado en el barrio de Belgrano, este restaurante ya no es lo que era, en parte debido a sus precios. Sin embargo, la Munich es uno de los lugares más típicos del barrio y, aunque en su carta incluye pescados, mariscos y minutas, la pasta es una parte fundamental de su espíritu. Porciones abundantes, salsas exquisitas y con buenos toques de condimento, el esqueleto básico de la carta de la Munich reside en sus pastas. Un recomendado imperdible: los fetuccinis con salsa rosa, que vienen con una buena base de crema y la ya tradicional salsa filetto de la casa. Su dirección es Avenida Monroe 2444.

  • Il Ballo Del Mattone: para los jóvenes más cancheros que quieren dar un toque diferente a sus comidas. Si Marta Minujín en su etapa más loca dirigiera un restaurante, el resultado sería Il Ballo Del Mattone. Nombrado en homenaje a la canción de Rita Pavone que también fue un éxito en la Argentina, el "baile del ladrillo" se transforma en un local ambientando de forma ecléctica y moderna. Pero lo que importa es la comida, así que en esta esquina de Palermo no queda otra que pedir una buena porción de lasagna, sin dudas una de las especialidades de la casa. Su dirección es Gorriti 5737, esquina Costa Rica.

  • Amici Miei: nos mudamos a San Telmo para elogiar a un restó dedicado a los amigos. Amici Miei, traducción literal de "mis amigos", no solamente se dedica a las pastas sino que además ahonda en la cocina italiana tradicional, que no depende totalmente de las pastas. También los risottos son un componente fundamental de la gastronomía, y la favorita de muchos. A no perderse, entonces, la amplia variedad de risottos que nos ofrece Amici Miei, sobre todo con hongos y frutos del mar. Su dirección es Defensa 1072, primer piso.

  • La Parolaccia Casa Tua: con un poco más de estilo, y con una lógica suba en el precio, La Parolaccia Casa Tua se suma a la lista de restaurantes italianos de la zona del Botánico. Sin embargo, se distingue por una buena carta, materiales frescos a la hora de cocinar,  y deliciosas y variadas opciones. Otro de los elementos destacados del establecimiento es su ambientación, algo que siempre elogian sus comensales, una mezcla de elegancia moderna con tradición. Es recomendado ir con la panza vacía porque los platos tienden a ser pesados. Y, por supuesto, con la billetera dispuesta a no tener arrepentimientos. Su dirección es Cerviño 3561.

  • Lo de Damián: otro restaurante que no está especializado en pastas pero que demuestra que la maestría no viene por la especialización. Los ravioles de Lo de Damián son espectaculares, y además de ofrecer minutas y otras opciones. Todas las pastas son riquísimas, y cualquier elección no estará equivocada. Orientado a la familia, es un restaurante atendido directamente por sus dueños, cálido y cómodo, y de precios accesibles. Para probar la comida italiana hecha porteña, es el lugar para ir. Su dirección es Avenida Entre Ríos 1893.

Foto: Recetas y vinos