Seguramente, todos hicieron un collage alguna vez en sus vidas. Quizás durante su infancia para dar los primeros pasos en el arte, o en cualquier otro momento para reunir diversos elementos en una gran imagen. Esta técnica, que existe desde hace más de 100 años pero se desconoce su creador, es la protagonista de Recortes de inventario, la muestra que se acaba de inaugurar en el Centro Cultural Recoleta.

Es una colección de aproximadamente 360 piezas, creadas por el artista plástico Eduardo Stupía, donde se destacan los collages, pliegues y troquelados. Lo que alguna vez fue una revista o un libro que tenía un significado específico, en esta exposición toma otro simbolismo. El mismo puede ser muy claro o, por el contrario, algo prácticamente indescifrable. Pero como ocurre con todas las obras de arte, el público le encuentra su propio sentido, coincidiendo o no con el autor.

Para Stupía, que colecciona objetos como fascículos, suplementos, semanarios, publicaciones y boletines en distintos lugares de su taller, es una forma de generar valor con algo que habitualmente sirve como desecho. Y, en definitiva, genera un diálogo entre dos elementos que pueden ser muy distintos entre sí. Mientras tanto, para nosotros, es una invitación a pensar cómo nuestra vida es un gran collage.

Si quieren recorrer la muestra, pueden acercarse a las salas J y C de Junín 1930, con entrada libre y gratuita. Estará abierta de lunes a viernes de 14 a 21 y los sábados, domingos y feriados de 10 a 21, hasta el 25 de septiembre.

Imagen: Centro Cultural Recoleta