En Buenos Aires, los jueves son del cine. Este día de la semana es el elegido para renovar la cartelera de estrenos, así que lo usamos como oportunidad para comentar la apertura de una nueva sede del Museo de Cine Pablo C. Ducrós Hicken, la casa de todo lo relacionado con el séptimo arte de la ciudad porteña. La nueva sede del Museo abrió en el barrio de La Boca (Caffarena 49), como parte del plan de desarrollo del sur de la Ciudad que también involucra a Puerto Madero y Barracas.

El Museo del Cine contará con áreas de exhibición y de atención al público, pero además, se expandirá para abarcar también áreas como la televisión, el video y las nuevas tecnologías. En esta nueva ubicación hay disponibles una sala de exposición (tanto permanente como temporaria), un centro de documentación que oficia de biblioteca, depósitos para material no fílmico como afiches y fotografías, y un centro de catalogación.

También dentro del flamante Museo podemos encontrar algunos talleres para el público cinéfilo: se dictarán cursos de montaje de exposiciones y un taller de conservación tanto textil como de papel y fotográfica. El Museo del Cine también está equipado con una isla de edición y un laboratorio de preservación digital, y un área de producción audiovisual.

¿Cómo se llegó a esta ubicación en La Boca? El Museo servirá para dinamizar el área, y transformar al barrio, que ya cuenta con la importante atracción turística de Caminito, en un polo cultural. Fundamentalmente, se busca que el Museo sea un punto de encuentro y aprendizaje para todos los porteños fanáticos del cine, y para los extranjeros que busquen aprender un poco más de la industria fílmica local.

Para los ignotos, el Museo Hicken es un archivo audiovisual histórico que conserva algunas de las obras más importantes del cine nacional, y que preserva el patrimonio fílmico de la ciudad. Pero no es sólo cine lo que contiene el Museo, sino que también tiene en su catálogo cámaras, escenografías, moviolas, proyectores, vestuarios, utilería y mucha documentación de los rodajes.

El Museo del Cine fue uno de los más apaleados históricamente: pasó por ¡siete! mudanzas antes de establecerse en la Boca. Fue fundado en 1971 gracias a la donación de Jacinta Vicente de Ducrós Hicken, que donó la colección fílmica de su esposo. La sede anterior del Museo se encontraba en Barracas, pero no tenía espacio suficiente para poder realizar proyecciones y muestras. Todo esto ha cambiado con su nueva, y esperemos última, mudanza.

El Museo ya está abierto al público y tiene una agenda más que interesante para los cinéfilos. Actualmente, “Museo del Cine: 40 años” nos ofrece un recorrido por la historia del establecimiento, así como también detalla los rescates de películas clásicas como Metrópolis y varios filmes del cine mudo argentino. Se puede visitar los lunes, miércoles, jueves y viernes de 11 a 18 y los sábados, domingos y feriados de 10 a 19, con una entrada de $1.