Uno de los encantos que guarda la Ciudad es su Barrio Chino: en Belgrano, a unos pasos de la estación de tren de la Línea Mitre, la colectividad china nos reserva muchas sorpresas, pero una de las más grandes es su gastronomía. Es evidente que la comida forma una parte muy importante del recorrido del Barrio Chino, pero a veces la oferta es tan grande que terminamos comiendo en los lugares menos recomendados. Sólo porque estén en el Barrio Chino, no nos garantiza que vamos a comer bien.

Por eso, armamos esta lista con cinco de los mejores restaurantes del barrio. ¿Mi criterio? Horas pasadas comiendo en el Barrio Chino para poder otorgarle el galardón de mejor chau fan a alguno de los restós familiares que abundan en sus calles. La longitud del Barrio Chino no es demasiada (unas cuatro cuadras sobre la calle Arribeños, y algunas más que se desprenden de esa arteria principal), así que para encontrar un restaurante no es difícil: lo único que tenemos que hacer es caminar algunos pasos.

  • Dragón Porteño: un clásico del Barrio. Ubicado a pocos metros del arco inaugural del Barrio, en Arribeños y Juramento, el Dragón posee una carta con todo el menú tradicional. Así que si estás buscando comida china, la mejor puerta de entrada para el universo del Barrio Chino es este establecimiento. La atención es rápida y agradable, y las camareras siempre saben qué comida querés pedir (porque hay muchas chances de que te olvides el nombre original). Está ubicado en Arribeños 2137.

  • Siempre Verde: una opción vegetariana y agradable. Si queremos escapar de las grasas animales que abundan en la comida tradicional china, y darle una oportunidad a la famosa carne de soja, este es el lugar. Los platos no son tan conocidos en el mundo occidental, pero usan más hierbas típicas de la comida china que otros restaurantes de la zona. Recomendadísimo: el arroz con hierbas yan-tsun, similares a la albahaca pero con un sabor más gustoso y notable. Está ubicado en Arribeños 2127, justo al lado del dragón porteño.

  • Cantina Chinatown: una esquina maravillosa, pequeña y ambientada de forma escueta. Los precios son accesibles, y la comida también es bastante típica: su carta no se aleja demasiado de las de otros lugares similares. Lo que hace a la Cantina un lugar único es la calidad de la comida, su abundancia, y los arrolladitos, una variedad única en sabor que supera al resto de los establecimientos del Barrio. Atentos, porque al ser un lugar pequeño, se llena rápidamente, así que siempre hay que esperar para sentarse. Está ubicada en Mendoza 1700, esquina Arribeños.

  • Palitos: aunque sus camareros son un tanto apurados y tienen poca paciencia, tiene sentido. Palitos es uno de los restaurantes más demandados de la zona, ambientado de una forma divertida y ecléctica, que nos hace pensar que estamos dentro de una bizarra publicidad oriental. La sala de espera es una combinación entre clásicos motivos chinos en madera, con estética de arcade. También tiene mucha espera para poder sentarse, pero una vez adentro, en un ambiente poco iluminado, la comida es maravillosa. La sugerencia: combinar algún plato de salteado de pollo, preferentemente el pollo salteado con jengibre (maravilloso), con chau fan o chau mien. Está ubicado en Arribeños 2243.

  • Todos Contentos: de nuevo, una opción económica y rica. En cuanto al lugar, es uno de los más pobres del Barrio Chino: la ambientación es poco llamativa, y no es demasiado atractiva a la vista. Pero al fin y al cabo, vamos a comer, y con una buena atención, los camareros hacen que pasemos un buen rato. De nuevo, es un restaurante con una carta típica de comida china, por lo que no vamos a estar desorientados si alguna vez comimos o pedimos esta comida. Como el Dragón, es una buena forma de introducirse de lleno al Barrio Chino antes de dar un paso más e investigar otros restaurantes. Recomendado: el chau mien es imperdible, y si pasan por Todos Contentos, como mínimo una porción tienen que pedir. Está ubicado en Arribeños 2177.