La cartelera porteña sigue sumando propuestas de primer nivel, con espectáculos inspirados en grandes obras clásicas: ya tuvimos El burgués gentilhombre con Enrique Pinti, Hamlet con Mike Amigorena, y ahora se suma Un tranvía llamado Deseo, en la puesta del maestro Mauricio Wainrot que se estrenó hoy en el Teatro San Martín.

Este show de danza, interpretado por el Ballet Contemporáneo del San Martín, comienza en la escena final de la película de Tennessee Williams, donde la protagonista Blanche Dubois es internada en un hospitral para enfermos mentales. A partir de esa situación, se comienzan a recrear los momentos más importantes de su vida, utilizando la técnica del flashback. Así se muestran, uno tras otro, los recuerdos que puede ir rescatando de su memoria, pese al trastorno sufrido.

Algunas de las escenas que se reviven en la obra, son el suicidio de su marido, los problemas de convivencia con su hermana y cuñado, o la relación con Mitch. Todo es ambientado con la música de Béla Bartók, a través de Cuatro piezas orquestales, Divertimento para cuerdas y El mandarín maravilloso.

Hablando un poco del elenco, Wainrot es hoy el director artístico del Ballet Contemporáneo del Teatro San Martín, luego de ser el coreógrafo del Royal Ballet of Flanders de Bélgica y director del Les Ballet Jazz de Montreal. Por su parte, el conjunto que dirige ya tiene más de 30 años de actividad ininterrumpida, y es considerado como uno de los cuerpos de danza más importantes de la Argentina.

Si quieren deleitarse con este clásico, les cuento que las funciones son los martes a las 20.30 o los sábados y domingos a las 17 en avenida Corrientes 1530, con entradas desde 40 pesos. Además, los viernes a las 14 hay presentaciones con precios populares, a sólo 15 pesos.

Foto: Danza virtual