Sin dudas, trabajar de mozo en el centro porteño debe ser una tarea ardua cada mediodía, porque deben atender rápido a los trabajadores que tienen un tiempo acotado para almorzar y, encima, tienen que recordar a la perfección cada pedido. Pero... ¿qué pasa si cambiamos el restaurante por una avenida y le sumamos una competencia con los colegas? Mañana podremos averiguarlo.

Este sábado se hará la octava edición de la Carrera de Mozos y Camareras, que ya se convirtió en una curiosa tradición de Buenos Aires y, especialmente, de una Avenida de Mayo donde hay bares notables y restaurantes emblemáticos. Es una idea de la Asociación de Patrocinadores del Turismo, la Hotelería y la Gastronomía de la República Argentina, que repartirá más de 22 mil pesos en premios.

¿En qué consiste? Cada competidor, que utilizará su ropa habitual de trabajo y estará identificado con un número como si se tratara de una maratón, tendrá que recorrer unos 1600 metros desde Avenida de Mayo entre Bernardo de Irigoyen y Tacuarí. El trayecto, que incluye una vuelta por la Plaza de Mayo y el regreso al punto de partida, deberá hacerse con la clásica bandeja, una botella y dos vasos.

La mayor dificultad es que los participantes, provenientes de distintas partes de la Argentina, tendrán algunos obstáculos para evitar, como pueden ser desniveles, lomas de burro, los sistemas de ventilacion del subte o, incluso, algún bache. Son cosas que muchos trabajadores experimentados podrán superar, aunque igualmente puede producirse algún que otro percance.

La carrera empezará a las 15 en el escenario de Avenida de Mayo 930, donde también habrá espectáculos dos horas antes del comienzo. Una propuesta simpática para disfrutar con la familia... y quizás, para aprender a no ser tan exigentes cada vez que vamos a comer afuera.

Foto: Diario Hoy