La tecnología avanza constantemente, y muchas veces pasa que esa computadora que tenemos desde hace unos cuantos años, queda obsoleta y ya no sirve para hacer nuestro trabajo cotidiano. Y así, el equipo queda guardado eternamente en un armario, cuando hay muchas personas que sí le pueden encontrar utilidad. Es por eso, que se presentó un plan para recuperar esas PCs y donarlas a jardines de infantes.

Se trata de Conectando Sonrisas, una idea que impulsan la Fundación Equidad y el Gobierno porteño. La propuesta es que los vecinos acerquemos la computadora vieja o alguno de sus dispositivos (mouse, teclado, parlantes, etc.), para que un equipo de técnicos se encargue del reacondicionamiento y la distribución en colegios de educación inicial.

¿Por qué es importante? Aunque para nosotros esos dispositivos ya no son útiles por ser muy lentos o porque simplemente se rompieron, siempre está la posibilidad de adaptarlos para que corran programas educativos, los cuales no necesitan demasiados recursos para funcionar sin problemas. De esta forma, se ayuda a reducir la brecha digital, al mismo tiempo que evitamos que un objeto voluminoso vaya a parar a la basura.

Si quieren participar, les cuento que a partir de octubre, podrán hacer sus donaciones en el CGP de Beruti 3325. También tendrán la posibilidad de comunicarse al 147 o registrarse a través de Internet para que pasen a retirar los elementos por su casa. Pese a que lo ideal es borrar previamente todos los datos del disco rígido, en especial los confidenciales, igualmente se hará una limpieza y recibirán un certificado de ello.

Como un incentivo más, el Gobierno promete regalar entradas para actividades culturales y un kit del programa. Si no sabían qué hacer con esa compu que ocupa demasiado lugar en casa, acá tienen una buena opción que les resuelve el problema, al mismo tiempo que ayudan a los demás.