El cine independiente porteño no solamente muestra la cara cuando tiene lugar el festival BAFICI. El séptimo arte siempre fue algo que caracterizó a Buenos Aires, y los porteños no son extraños a una oferta interminable de propuestas alternativas de proyecciones. Para aquellos que no tengan ganas de ver películas pertenecientes al circuito comercial, existen muchos establecimientos que se encargan de dar a conocer el nuevo cine de Buenos Aires.

Desde mediados de los años '90, el cine independiente viene experiementando una explosión en todos los sentidos. Lamentablemente, esto no se traduce en más salas, pero sí en cantidad de público. Las personas están cada vez más interesadas en proyecciones alternativas, y el primer paso a dar es encontrar los lugares donde se proyectan este tipo de películas. Por eso, armamos una lista con algunos Centros Culturales y salas que se especializan en estas películas, para que los primerizos sepan dónde encontrar lo que buscan.

  • Cine Gaumont: ubicado frente a Plaza Congreso, el Gaumont es uno de los cines clásicos con los que cuenta la ciudad porteña. Desde el año 2003, es sede del espacio Km. 0 del INCAA. Además de ser un edificio despampanante, las salas son muy cómodas y una opción genial para echarle un vistazo a algunas de las películas del nuevo cine argentino, que se quedan durante una buena cantidad de tiempo en su cartel (no así, en la oferta de los cines comerciales).

  • Sala Leopoldo Lugones: dentro del Teatro San Martín, la Sala Leopoldo Lugones ofrece una buena cantidad de proyecciones de cine independiente. Siempre se están proyectando nuevas películas: por ejemplo, actualmente, la Lugones es el lugar para ir si se quieren ver las proyecciones de El Estudiante, una de las películas más comentadas del momento. También cuenta con ciclos regulares de cine de todo el mundo, que no podemos ver en el circuito comercial.

  • Arteplex: nos movemos un poco más para el lado de las cadenas de cines, para presentar la propuesta que desde hace años lleva adelante Arteplex. La filosofía de Arteplex es simple: dar a conocer películas del circuito independiente (y no tan independiente) que no tienen demasiadas chances de formar parte de la cartelera en los cines comerciales. Cuenta con filiales en Belgrano, Caballito, Villa del Parque y en el Centro.

  • Centro Cultural de la Cooperación: ubicado en plena avenida Corrientes, el Centro Cultural de la Cooperación no se especializa en cine, pero ocasionalmente cuenta con proyecciones más que interesantes. El Centro tiene un área de Artes Audiovisuales que tiene a su cargo varias propuestas. Por ejemplo, en estos días se puede disfrutar del Festival de Cine Migrante, que se encarga de explorar las posibilidades de la movilidad humana.

  • Cosmos-UBA: la Universidad de Buenos Aires salvó al Cine Cosmos de las ruinas, y hoy en día también es una sala donde podemos disfrutar de lo mejor del cine independiente nacional. También se encuentra en la avenida Corrientes y la programación se puede consultar en el blog oficial del Cine. La verdad es que hay muchas películas y ciclos que, de otra manera, no podríamos ver nunca.

  • Arte Cinema: uno de los atractivos de Arte Cinema, más allá de la cartelera, son los precios accesibles, incluso más baratos que los que tienen otras salas de la misma orientación. En el barrio de Constitución, en Salta y Juan de Garay, Arte Cinema es una sala muy moderna que nos ofrece, además de algunas películas del circuito comercial, filmes independientes europeos y nacionales.

  • Malba: en el Museo de Arte Latinoamericano de Buenos Aires siempre vamos a encontrar alguna proyección, de la mano de malba.cine. Funciones especiales de clásicos como Rocky Horror Picture Show o Metrópolis proyectado con una orquesta en vivo son solamente una muestra de lo que tiene para dar el Malba. No será una sala de cine con todas las letras, pero está bastante cerca, y además nos ofrece vivir la experiencia del arte de una forma diferente.