Buenas noticias para los porteños pisteros. El TC (o Turismo Carretera) es una de las categorías más importantes del automovilismo argentino. Su nombre viene de su historia, dado que se solía correr en rutas y calles de todo el país, pero debido a variados accidentes esto se modificó y ahora las competencias se corren en Autódromos como el que se encuentra ubicado en el barrio de Lugano.

Sin embargo, el TC podría volver a su vieja forma dado que se están ajustando los detalles finales para que la última carrera del año sea corrida en la Ciudad, con la Avenida 9 de Julio como tramo principal.  Resta hacer la planificación y algunos estudios para confirmarlo, pero el evento sucedería en noviembre y los espectadores podrían apostarse en el Obelisco para poder observar a los corredores, de la misma forma que se hizo durante las ediciones del Rally Paris-Dakar de años anteriores.

Para poder realizar la carrera, no se cortarán las calles, con excepción por supuesto de un único carril de la 9 de julio. También se están planificando las necesarias medidas de seguridad para que no se produzcan accidentes mayores en el circuito, considerando la cantidad de personas que son fanáticas del TC y que todas las semanas concurren a sus eventos.

La carrera será posible gracias a un proyecto del diputado Fernando De Andreis, que logró eliminar la ordenanza que establecía, desde comienzos de los años '60, que no se podían tener competencias de automóviles en las calles porteñas. Se estima que el espectáculo será totalmente gratuito, y un evento para toda la Ciudad.

Todo indica que el proyecto está casi finalizado y que, definitivamente, se correrá en la 9 de Julio. De acuerdo con el subsecretario de deportes de la Ciudad, Francisco Irrazábal, hay un 90 por ciento de posibilidades de  que se lleve a cabo. Esperemos y crucemos los dedos.

Foto: VisionAuto.com.ar