A pocos metros de la estación Belgrano R de la Línea Mitre, hay un sorprendente paseo que nos acerca la cultura de la comunidad china, una de las tantas que habitan Buenos Aires. Es el Barrio Chino, donde el país asiático está representado por el estilo arquitectónico, los distintos negocios y hasta la comida. Pero también, a través de las tradiciones que puede descubrir el público porteño.

Una de ellas es el Festival de la Luna, que se celebrará por primera vez este fin de semana. Es uno de los más importantes, junto con otros más conocidos como el Año Nuevo, y proviene de varias generaciones atrás. La tradición dice que este es el momento ideal para observar la luna más llena y brillante de todo el año, que coincide con el momento de la cosecha.

La leyenda más popular sobre esta celebración está relacionada con Chang E, la esposa de un arquero llamado Hou Yi, quien tomó una píldora de la inmortalidad que, en realidad, le habían otorgado los dioses a su marido. Tras esa acción, se elevó por los cielos hasta llegar a la luna, por lo cual los dioses prepararon un remedio que le permitiera regresar a la Tierra.

Durante esta festividad, que es un feriado público destinado a las familias, es muy común comer los llamados pasteles de luna, acompañados con té y pomelos. Estos alimentos, de forma redonda y rellenos con pasta de frijoles, yema de huevo, frutas o nueces, simbolizan la unidad familiar y la perfección.

En nuestra Capital, los festejos arrancarán el domingo 11 a las 12 y seguirán hasta las 20. Por las calles Arribeños y Mendoza, habrá unos 60 puestos gastronómicos y culturales, mientras que se instalará un gran escenario en la esquina de Arribeños y Olazabal. Ahí, habrá espectáculos de danza, arte marcial e instrumentos milenarios, junto con shows de tango con parejas de argentinos y orientales.

Como no puede ser de otra manera, los festejos terminarán cuando aparezcan la Luna y todos los artistas interpreten la canción La Luna representa mi Corazón, para celebrar esa diversidad tan atractiva que hay en Buenos Aires, enriqueciendo la cultura de los porteños y los integrantes de cada colectividad.

Foto: Carlos Martín Eliseo