Casi sin darnos cuenta llegamos al mes de septiembre, lo que significa que por nuestro hemisferio sur va llegando la primavera, el clima cálido y las ganas de salir a disfrutar de la ciudad. De a poco vamos viendo cómo en Buenos Aires se van llenando las heladerías, que generalmente sobreviven al invierno con la venta de café y algunas otras opciones que han ido incorporando para mantenerse vigentes durante todo el año. Hoy les contamos cuáles son las mejores heladerías de la ciudad para que tengan varias opciones para disfrutar en estos días de sol.

  • Freddo: Comenzamos con este clásico de Buenos Aires que se puede encontrar en casi todos lados. Freddo es una cadena legendaria que ha ido creciendo mucho en los últimos años y supo modernizarse al ver las novedades que introducían los competidores. Para empezar recomendamos el Trifreddo Argentino, una bomba helada que se sirve en un vaso y combina helados de chocolate y dulce de leche con nueces y salsa de chocolate. Si lo que se busca es un helado tradicional cuentan con el típico cucurucho y hasta ofrecen algunos gustos light para los que quieren algo más liviano. Freddo también cuenta con una línea propia de postres y tortas heladas y una línea de golosinas heladas que incluyen alfajores y obleas. Una opción imperdible a la hora de tomar un buen helado en Buenos Aires.

  • Volta: Volta es otra de las cadenas importantes en la ciudad. En su momento se presentó como la opción innovadora ya que todos sus locales están ambientados más como bares o cafés que la tradicional ambientación de heladería. Además cuentan con su propia línea de bombones y chocolates que se ubican en exhibidores colocados estratégicamente para que al verlos, uno quiera probarlos todos. Volta introdujo algunos gustos de helados antes desconocidos como maracujá y combinaciones de cookies con helados y dulce de leche imperdibles. Los mejores: American Cookies y Caramel & Peanuts, dos originales de la casa que hay que probar. También cuentan con una línea light y postres helados, entre ellos la Bomba Africana, una obra maestra.

  • Veikko: Veikko cuenta con un sólo local en la capital y otro en La Lucila, en el Gran Buenos Aires. Es una heladería joven e innovadora que fusiona los helados con la pastelería dando como resultado una renovación de postres tradicionales como el brownie con helado o el pastel de manzanas con helado, que son dos imperdibles de la casa. Veikko tiene un laboratorio propio donde constantemente investigan para producir nuevos gustos y mejoras en los actuales. Una heladería que no se encuentra dentro del circuito tradicional pero vale la pena ir a conocerla.

  • Heladería Gruta: La Heladería Gruta es una de las pocas heladerías tradicionales, verdaderamente artesanal que sobreviven en la ciudad. Con una trayectoria de más de treinta años continúan ofreciendo lo que mejor saben hacer: un helado único. Su único local en pleno barrio de Belgrano es un lugar austero, sin pretensiones, como las viejas heladerías de barrio. Los chocolates rocher y marroc son imperdibles así como el nocciola y su crema amarena, todos presentados con unas almendras acarameladas de lo mejor del mundo. La Gruta es una parada obligada para los que buscan una vuelta a lo sencillo y un verdadero helado artesanal.

  • Persicco: Persicco es otra cadena de heladerías que ha ganado terreno en Buenos Aires en los últimos años. Cuenta con una serie de gustos propios como el Chocolate Goldoni y Chocolate Persicco que son imperdibles para los fanáticos del chocolate. Un toque distintivo es que además de ofrecer una línea de helados light también ofrecen una línea Kosher y otra apta para celíacos, lo que hace que todos puedan disfrutar de sus helados. Además tienen otros productos innovadores como batidos y el Trifrutti, una preparación a base de soja combinada con frutas. La opción ideal para probar cosas diferentes.

Como siempre decimos, éstas son nuestras sugerencias. ¿Cuáles son sus heladerías preferidas?