Nuestra Ciudad, a través de los nombres de calles, plazas y monumentos, recuerda a múltiples personajes e hitos históricos. Es así que tenemos la avenida Nueve de Julio, la Plaza Constitución o la Plaza San Martín, por nombrar sólo unos ejemplos. Pero existen otras denominaciones que suelen generar rechazo, como es el caso de la Plaza de los Virreyes, que está a un paso de recibir el nombre de Tupac Amaru en la Legislatura.

La plaza está ubicada en Flores Sur, más precisamente en Lafuente y Eva Perón, siendo más reconocida por quienes no son vecinos del barrio, gracias a la estación cabecera del subte E que combina con el Premetro. Sin embargo, así no se la llamó originalmente, sino que fue conocida como Plaza Armenia, en homenaje a una de las colectividades que habitaron y todavía habitan esa zona.

Esto fue así hasta el 12 de octubre de 1979, cuando en la última dictadura militar se decidió llamarla Plaza de los Virreyes. Luego, la estación del subterráneo recibió esa misma denominación, por la costumbre de hacer referencia a un lugar cercano. Y, por cierto, hace un tiempo propusieron denominarla Presidente Cámpora, algo que todavía no prosperó.

El nuevo cambio que se va a tratar mañana en el parlamento porteño, fue impulsado por el diputado Gonzalo Ruanova y es el fruto de un trabajo que empezaron vecinos y organizaciones sociales en 2005. Ellos destacaron en los fundamentos, que los virreyes "eran la representación mercenaria de quienes cometieron el genocidio y el saqueo más grande que conoció la humanidad".

Ahora, como también quiere hacerse con el Monumento a la Mujer Originaria en reemplazo del homenaje a Julio A. Roca en el centro, la idea es reivindicar al líder inca que murió a manos de los españoles en 1781, durante una rebelión. En lo personal, me parece que es una propuesta razonable, aunque quizás también podría haberse evaluado la vuelta a la nomenclatura original. ¿Qué opinan ustedes?

Foto: Plaza Tupac Amaru