Sabemos que Buenos Aires es una ciudad inmensa donde se pueden encontrar cosas que se adaptan a todos los gustos. Ya conocemos sus lugares ícono y atractivos principales y en Eterna Buenos Aires también les contamos sobre los que, a nuestro entender, pueden ser algunas joyas escondidas. Lo mágico de Buenos Aires es que siempre hay algo más por descubrir, incluso para los porteños de nacimiento que llevamos años recorriéndola. Hoy les voy a contar sobre algunos edificios especiales que se pueden encontrar en la ciudad. El criterio de selección es simple, se trata de lugares que tienen una arquitectura imponente, que suponen un quiebre en el ambiente que los rodea y se hace inevitable mirarlos sin que nos surja la curiosidad de saber más sobre ellos. También son un claro ejemplo de nuestra Buenos Aires multicultural porque se notan las influencias artísticas y arquitectónicas de diversos lugares y movimientos. Seguro habrán visto alguno en sus recorridos diarios, pero, ¿saben qué es ese edificio en particular?

 

  • Iglesia Ortodoxa Rusa de la Santísima Trinidad: En pleno barrio de San Telmo, ubicada frente al Parque Lezama y al Museo Histórico Nacional Argentino, se encuentra la Iglesia Ortodoxa Rusa. Sus cúpulas en color celeste con cruces ortodoxas doradas sujetadas con cadenas destacan entre las casas bajas tan típicas de la zona. Se trata de un edificio fiel al estilo moscovita de los grandes palacios rusos que parece haber caído por arte de magia sobre el corazón de San Telmo. La historia cuenta que la cúpula fue diseñada en San Petesburgo en 1898 por el arquitecto Mihail Preobrazensky, quien se encargaba de los diseños de los templos del Santo Sínodo de Rusia. La construcción en Buenos Aires fue completada en 1901 por Alejandro Christophersen, arquitecto noruego radicado en Buenos Aires. Ha sido declarada Monumento Histórico Nacional.  Brasil 315, San Telmo.

 

  • La catedral gótica, edificio de la Facultad de Ingeniería: Sí, una catedral neogótica a medio construir ubicada a pasos de Las Heras y Pueyrredón. Una obra imponente que seguimos mirando y mirando cada vez que pasamos frente a ella como tratando de darle un sentido a una idea tan genial y a la vez tan fuera de contexto. Por supuesto que cuenta con una historia plagada de leyendas. El proyecto inicialmente se trataba de la sede para la Facultad de Derecho y estaba en manos del ingeniero Arturo Prins. En 1912 se colocó la piedra fundamental pero por motivos que incluyen conflictos y crisis económicas se dicidió abandonar el proyecto en 1938. El ingeniero Prins murió en 1939, lo que ocasionó que se echaran a correr rumores sobre su supuesto suicidio tras no haber podido concluir la que sería su obra más ambiciosa, lo cual no fue así en realidad, pero el mito fue cobrando fuerza y perdura hasta el día de hoy. En 1925 se inauguraron las primeras plantas y allí funcionó la Facultad de Derecho de la Universidad de Buenos Aires hasta su traslado a la sede actual. Hoy funciona como edificio anexo de la Facultad de Ingeniería. Av. Las Heras 2214

 

  • Palacio del Congreso de la Nación Argentina: Más conocido como el Congreso, es un edificio emblemático de estulo grecorromano y cuenta con una cúpula impresionante de más de 80 metros de altura. Sede del Poder Legislativo, tiene una historia fascinante y da nombre al barrio en el que se ubica, que es conocido como Congreso. El primer edificio del Congreso fue construido en 1864 y se ubicaba en la intersección entre Hipólito Yrigoyen y Defensa, frente a la Casa de Gobierno. Hacia 1889 se comenzó a considerar su ubicación actual, ya que también se construiría la Avenida de Mayo y así quedarían ubicadas la Casa de Gobierno en un extremo y el Congreso en el otro, dando un mayor valor simbólico a esta obra tan importante. Luego de diversos planes y consideraciones se llamó a una licitación internacional y el proyecto fue adjudicado en1896 al ingeniero italiano Vittorio Meano. La construcción comenzó en 1897 y todo parecía transcurrir con tranquilidad hasta que en 1904, Meano fue asesinado y el proyecto pasó a manos del belga Julio Dormal, aunque se  respetaría el plan original. El Congreso se inauguró en 1906 pero faltaba mucho para que estuviera terminado. Tras años de demoras en la finalización y un gran exceso de presupuesto, la obra quedó completada en 1946. Curiosidad: Su ubicación establece el "kilómetro cero", ya que es el punto a partir del cual se calculan  las distancias desde cualquier lugar del país hasta la Capital.  Av. Entre Ríos y Av. Rivadavia.

 

  • Facultad de Derecho: El frente del edificio de la Facultad de Derecho parece algo así como un templo griego o romano que fue arrancado y plantado en la ciudad. Esta sensación aumenta si se lo mira desde la terraza del Centro Cultural Recoleta. Por la noche, la iluminación y el paisaje que lo rodean lo revisten de un aire extraño y monumental. La realidad es que se trata de un edificio mucho más joven de lo que se cree. Fue inaugurado en 1949 por el presidente Juan Domingo Perón y su esposa Eva, en una época en la que la Universidad de Buenos Aires transitaba un momento de gran expansión y el edificio de Las Heras -la catedral que mencionamos anteriormente- ya comenzaba a quedar chico. Las obras habían comenzado en 1942 pero a instancias de Perón, quien destinó un mayor presupuesto al proyecto, se pudo realizar en tiempo y forma. La sede "nueva" de la Facultad de Ingeniería, en la calle Paseo Colón, es un clon de esta obra. Av. Figueroa Alcorta 2263.

 

Estos son algunos de los edificios emblemáticos que podemos encontrar en la ciudad. Todavía quedan algunos de los que también vamos a hablar. ¿Hay algún otro que sugieran para la segunda parte de la lista?

Fotos:Latidobuenosaires, Wikipedia