Hace unos días, terminó Probá Buenos Aires, un evento gastronómico que propuso recorrer diversos establecimientos o participar de clases magistrales, pero que también exploró las costumbres porteñas a la hora de comer, como si fuera un hecho cultural. Es que, en varias ocasiones, el almerzo o la cena son momentos de reunión y hasta el menú dice mucho sobre nosotros. Y ahora, eso tiene un espacio de investigación y difusión permanente.

Se trata de la Biblioteca del Patrimonio Gastronómico, que ya funciona en la Dirección General de Museos, como parte de las iniciativas de Buenos Aires Capital Mundial del Libro 2011. El objetivo es recorrer, a través de los libros, los gustos y conocimientos culinarios de los habitantes de Buenos Aires a lo largo de la historia. Además, es posible descubrir más detalles sobre la Confitería Munich, que funcionó en ese edificio de la Costanera Sur.

Así, por ejemplo, pueden verse las decenas de obras que publicó Doña Petrona con recetas para todos los gustos. Gran referente de nuestras abuelas, sus publicaciones también fueron reflejo de los cambios en la vida de nuestra Ciudad, escribiendo libros sobre platos económicos en épocas complicadas para el bolsillo, o uno con propuestas saludables, que hizo junto con el doctor Alberto Cormillot.

La biblioteca, que pretende convertirse en un completo Centro de Documentación, está abierta de lunes a viernes de 9 a 16 en avenida de los Italianos 851. Es una forma de aprender sobre los porteños con un otro enfoque y hasta inspirarse para preparar nuevos platos. Eso sí: si buscan ideas para la cena, eviten ir a último momento...

Foto (CC): Antonio García Rodríguez