Todos nos quejamos de los celulares y, muchas veces, con justa razón. Basta con ver lo que pasó durante gran parte de la semana pasada con los usuarios de BlackBerry, los cuales no pudieron acceder a la mayoría de los servicios que les ofrecen sus teléfonos inteligentes. Como ya explicaron nuestros compañeros de Gizmóvil, no era cuestión de la operadora que tuviéramos contratada, sino de los servidores de RIM, el fabricante de estos smartphones.

A raíz de todo esto, que no sólo afectó a los porteños, sino que fue un inconveniente a nivel global, surgió la duda: ¿de qué manera se compensará a los afectados? Las compañías telefónicas empezaron a ofrecer bonificaciones que se aplicarán en la próxima factura y mensajes de texto (SMS) de regalo. Por otra parte, RIM está ofreciendo aplicaciones de pago de manera totalmente gratuita.

Sin embargo, es posible que la falta de servicio haya generado un perjuicio económico importante o que, simplemente, la solución no resulte satisfactoria. Es por eso, que la Defensoría del Pueblo de la Ciudad de Buenos Aires salió a explicar que, todo el que se haya visto afectado, puede reclamar una indemnización acorde al daño.

¿Cómo? Según explicó Andrés Elisseche, defensor del Pueblo Adjunto de la Ciudad de Buenos Aires, hay que acercarse a cualquier Centro de Gestión y Participación Comunal. Como en cada uno funciona una delegación de Defensa del Consumidor, ahí los van a asesorar sobre la documentación que deben acercar para iniciar el reclamo, un trámite que está previsto en las leyes nacionales y locales.

Tengan en cuenta que, si finalmente se acepta su queja, tienen la posibilidad de pedir una compensación directa hasta un tope de casi siete mil pesos. Aunque el proceso no es necesariamente inmediato, es importante hacer valer nuestros derechos, en especial si tenemos en cuenta que hay más de 50 millones de celulares en todo el país, lo cual es un motivo más para exigir que se nos preste un buen servicio.

Foto: WBEZ