No importa si se trata de un simple autito, una muñeca, piezas de encastre o juegos de preguntas y respuestas. Los juguetes simbolizan la inocencia de los chicos que empiezan a descubrir el mundo que los rodea y son fieles testigos de lo que pasa en cada generación. Es por eso que, aparte de ser objetos que muchas veces tienen un gran valor para los coleccionistas, también merecen ser expuestos al público. Y precisamente eso es lo que empezó a hacer esta tarde el Museo de la Ciudad.

Hace unos minutos, se inauguró la muestra Los juguetes invaden el Museo de la Ciudad, que pretende hacer un viaje a la nostalgia de los porteños. Aunque es una manera muy curiosa de recorrer la historia de Buenos Aires a través de los juguetes, la idea principal de la exposición es descubrir cómo se divertían los habitantes de la Ciudad en las distintas épocas.

La colección está compuesta por elementos que fueron donados por el público. Así, se pueden encontrar juguetes que apelan a nuestra destreza como el Diábolo, juegos de ingenio como el Cerebro Mágico, y de azar como la Lotería Familiar, el Royal Ludo o el Juego de la Oca. Incluso, tienen su espacio las muñecas Barbie, que marcaron estereotipos de varias generaciones, los kits de Mis Ladrillos, y los trenes de la marca Meccano.

Aunque muchos fueron pasando de generación en generación y otros todavía se fabrican (pese a la proliferación de las nuevas tecnologías), varios de ellos lograron convertirse en íconos de cada época. Por ejemplo, luego de la Segunda Guerra Mundial, llegaron autos, trenes, baldes de plaza y cocinitas de hojalata, pintados con colores intensos.

La exposición funciona en Defensa 223 de lunes a domingo de 11 a 19, con entrada de un peso, excepto los miércoles que es gratuita. Los chicos también entran sin cargo el resto de los días y, además, el jueves 27 de 10 a 12 y de 14 a 16 podrán participar de un taller para construir juguetes. Sólo es necesario inscribirse previamente llamando al 4331-9855.

Foto: Museo de la Ciudad