Hoy jueves queda formalmente inaugurado el Polo Científico Tecnológico de Palermo, en un acto encabezado por la presidenta Cristina Fernández junto con el ministro de Ciencia y Tecnología, Lino Barañao.  En esta primera etapa, se inaugura la nueva sede del ministerio y la Agencia de Promoción Científica. Se preveé una segunda etapa a finalizarse en 2013, en la cual quedará establecida la nueva sede del Conicet.

Junto con la mega-exposición Tecnópolis y el Distrito Tecnológico desarrollado en Parque Patricios, se trata de obras que marcan claramente la intención de apoyo a la tecnología y la ciencia por parte tanto del gobierno nacional como del de la ciudad, además de contribuir a la renovación y puesta en valoración de diferentes zonas que habían quedado un poco relegadas.

En este caso, además de la buena noticia que implica una inauguración de esta magnitud, también resulta muy positivo que se revaloriza un predio que hacía unos 20 años estaba abandonado. Antiguamente era la sede de las Bodegas Giol y con el tiempo se fue utilizando como depósitos, con el deterioro lógico producido por el paso del tiempo. El predio se extiende en el radio comprendido por las calles Soler, Paraguay, Godoy Cruz y la Avenida Juan B. Justo, en el corazón del barrio de Palermo y ocupa una extensión de unos 40 mil metros cuadrados. Una curiosidad es que se decidió reacondicionar y preservar las antiguas fachadas de la vieja bodega, por eso es que se puede leer la palabra Giol en el frente de uno de los edificios.

Cuando se finalice la construcción, el polo tecnológico será algo así como una "ciudad de la tecnología". Los edificios del ministerio, agencia de promoción y el Conicet -que son los cuerpos principales- estarán conectados en una obra integral que contará con auditorios, museos, centros de investigación, cafeterías y un parque público. Es interesante destacar, sobre todo si hablamos de un espacio dedicado a la tecnología, que también se tuvo en cuenta el ahorro de energía y la conciencia ambiental. Varios de los edificios contarán con paneles de luz solar para dar iluminación noctura y calefacción y se optó por un sistema de reciclaje de agua que ahorra hasta un 50% en el consumo.

Se espera que este centro funcione como un "nexo entre la ciencia y la sociedad", ya que hará más visible la labor científica que se lleva a cabo en el país dentro de un contexto de mayor interacción con el público.

Foto: Skyscraperlife