La sede donde funciona la Facultad de Derecho en el barrio de Recoleta, es uno de los edificios imponentes de Buenos Aires, con una arquitectura destacada y en cuyas escalinatas suelen hacerse todo tipo de actividades artísticas y culturales. Fue inaugurado en 1949 y, desde esta tarde, también tiene un homenaje a un gran jurista y filósofo que dictó clases en la casa de altos estudios.

Se trata de Carlos Cossio, quien a partir de hoy es recordado con un paseo frente al edificio de la facultad, donde también se colocó una placa conmemorativa. A raíz de una ley aprobada en abril de este año por la Legislatura porteña, el sector peatonal de la avenida Figueroa Alcorta entre Carlos Vaz Ferreira y Juan Antonio Bibiloni, lleva ahora su nombre.

Nacido en San Miguel de Tucumán en 1903, Cossio fue un intelectual que se formó en la Facultad de Derecho de la UBA, lugar donde también participó del movimiento reformista. En 1948, ganó el concurso para dictar la cátedra de Filosofía del Derecho, pero lo removieron de su cargo en 1956, durante la dictadura militar de esa época, por una supuesta simpatía hacia el peronismo.

Uno de sus aportes más importantes es la Teoría Egológica del Derecho, la cual "sale de lo abstracto y se transforma en lo que realizamos del día a la noche, en cada una de las relaciones entre las personas". Además, estableció un axioma jurídico de la libertad que es bastante conocido: "Todo lo que no está prohibido está jurídicamente permitido".

Aparte del acto de inauguración, se hizo un panel en su homenaje en el Salón Rojo, del cual participaron profesores de la UBA y presidentes de distintas asociaciones que están relacionadas con el derecho. Todo para recordar a uno de los filósofos del derecho más importantes de la Argentina, en el mismo lugar donde comenzaron a gestarse las ideas que dejó como legado.

Foto: Latido Buenos Aires